El hombre que desde ayer está en la cárcel por haber matado a su esposa de un tiro en Águilas ya no tiene la patria potestad de sus hijos. Se la ha suspendido la jueza, que acuerda también que la prisión provisional sea incomunicada, como pidió la Fiscalía, para evitar que "pueda influir en los testigos", indican fuentes del TSJ de Murcia.

Precisamente fueron los hijos de la mujer asesinada los que hallaron el cuerpo sin vida de su madre, cuando ambos regresaron de la playa.

Se da la circunstancia de que el sospechoso acababa de salir de prisión, tras cumplir una condena por tráfico de drogas. Los investigadores indagan en ese entorno, por si alguien relacionado con este mundo le prestó el arma de fuego con la que, presuntamente, disparó mortalmente a Salwa. El día del crimen, el acusado telefoneó al trabajo de su esposa para comunicar que ella se encontraba indispuesta y no podía ir.