20 de agosto de 2020
20.08.2020
La Opinión de Murcia
Especial Fiestas de Blanca 2020

Blanca tendrá que esperar para volver a disfrutar de sus Fiestas

El municipio de la Vega Alta del Segura se ha visto obligado a suspender sus fiestas, entre las que destacan los eventos taurinos y las procesiones y actos en honor a San Roque, tanto en el pueblo como en las barriadas

20.08.2020 | 04:00
Blanca tendrá que esperar para volver a disfrutar de sus Fiestas

­Las anómalas circunstancias que rodean a todo el planeta desde principios de año debido a la crisis sanitaria producida por el coronavirus ha desencadenado la suspensión de fiestas y actividades en todos los municipios de la Región de Murcia, y Blanca no ha sido una excepción.

Los tradicionales festejos celebrados a mediados de agosto en honor a su patrón, San Roque, se cancelaron el pasado 20 de junio trasel anuncio del alcalde del municipio, Pedro Luis Molina, acompañado por miembros de la Concejalía de Festejos y el resto del Equipo de Gobierno. «Ha sido una decisión muy difícil, pero creemos que es lo más responsable es este momento», declaró el alcalde.

Multitud de asistentes esperando al inicio de los Encierros de Blanca

Multitud de actividades afectadas por la suspensión de las fiestas

La suspensión de las Fiestas afectó a actividades como las realizadas en honor a San Pedro del Alto Palomo, la Semana de la Juventud de la Estación de Blanca, los Encierros de Blanca, la Feria Taurina, las Fiestas Patronales en honor a San Roque de Blanca y aquellas en honor a la Virgen de del Pilar de la Estación de Blanca.

La decisión, tomada por un criterio de prudenciaa la hora de prevenir nuevos brotes de covid-19, hacía cumplir las indicaciones marcadas por las instituciones sanitarias de evitar aquellos eventos multitudinarios y en los que se produjese contacto físico.

Honrando a San Roque

Ni tan siquiera la peculiaridad de celebrar las fiestas en honor a San Roque en dos momentos distintos del año le ha valido a Blanca para poder rendir culto a su patrón con las actividades y actos que con normalidad venían realizando todos estos años atrás. Las tradicionales honras al patrón durante las Fiestas de Primavera en el mes de abril, donde se le agradece su intervención durante la pandemia de peste que azotó al Reino de Murcia a principios del Siglo XIX, han corrido la misma suerte este año que las felicitaciones al patrón por su onomástica.

Participantes en una carrera de Alto Rendimiento organizada por el Ayuntamiento de Blanca para sus fiestas

Cabe destacar la Romería a la ermita de San Roque en primavera y la celebración de los encierros en verano como grandes atractivos de las Fiestas de Blanca, que durante aproximadamente cuatro semanas se viste para la ocasión y enamora tanto a vecinos como a turistas que deciden visitar la localidad por esas fechas.

El origen de la veneración a la figura de San Roque por parte del pueblo de Blanca se remonta al año 1828, cuando la intercesión del santo para librar al municipio de las letales consecuencias que la pandemia de peste supuso el merecido culto desde entonces hasta nuestros días.

Cuenta la tradición que el santo se apareció en el campo, y allí decidieron los habitantes levantar su ermita. Su agradecimiento continuó con su nombramiento como patrón y la promesa de acudir en romería hasta su ermita el viernes siguiente al Viernes Santo.

Paréntesis en las fiestas de Blanca durante la Guerra Civil

La Guerra Civil había supuesto la única causa de interrupciones de estas fiestas, hasta que este año la crisis sanitaria de la covid-19 ha vuelto a truncar los planes del Ayuntamiento blanqueño y sus vecinos. El enfrentamiento bélico también obligó al consistorio a encargar en 1941 una nueva imagen de San Roque al escultor Federico Coullaut-Valera Mendigutia, quien por medio de fotografías de la anterior realizó la talla que hoy en día se conserva.

Habrá que esperar pues un tiempo para volver a disfrutar en las calles de Blanca de sus procesiones, encierros, carreras deportivas, conciertos, paelladas y pasacalles. La espera se hará larga, pero la recompensa será el doble de satisfactoria.

Recinto de fiestas de Blanca durante una de las noches de actuaciones

No se conciben las Fiestas sin toros

El paso de los años ha sido testigo de la evolución de la afición taurina presente en las Fiestas de Blanca, y sus asistentes han recibido con los brazos abiertos esta renovación que ha ido paulatinamente invitándoles a participar. A los tradicionales encierros se le han ido sumando otras actividades como las novilladas picadas, el rejoneo, o los asombrosos concursos de recortadores.

Estos festejos taurinos en Blanca encuentran sus primeras huellas a mediados del Siglo XVII, cuando Antonio González Barnés citó en la Gran Enciclopedia de la Región Murciana que «la plaza de torosde Blanca se construyó en 1658 y su aforo fue de unas 2.000 personas». Por ello, el Cronista Oficial de Blanca, Ángel Ríos Martínez, llegó a la conclusión de que ya con anterioridad a esa fecha se debió de celebrar algún festejo taurino. De no ser así no se entendería la existencia de una plaza de toros.

Aunque en 1880 también se tiene constancia de dos novilladas celebradas en el pueblo, gracias a Historia de la Tauromaquia en Murcia, 1365-1931, de Ricardo Montes Bernárdez, tendrían que pasar 14 años para encontrar una referencia escrita de un encierro, en el Diario de Murcia: «Se ha dicho estos días que con motivo del encierro de las vacas corridas en el pueblo de Blanca, en las fiestas allí celebradas, la imprudencia de la gente joven ha sido causa de que hayan ocurrido algunas desgracias, asegurándose que ha muerto uno de los lisiados por las reses. En el Gobierno no hemos visto comprobado este suceso».

Los procedimientos de los festejos taurinos han ido cambiando con el tiempo. Mientras que antes los novillos que iban e participar en los encierros eran guiados por las calles de Blanca por mansos hasta el corral de la plaza de toros, ahora es un camión el que los acerca allí hasta el momento en el que comienza la carrera de casi un kilómetros de recorrido.

El Encierro de Blanca, declarado de Interés Turístico Regional, es catalogado como urbano, al desarrollarse en las calles de la localidad. Además, se considera de manada al componerse por unos cuantos novillos y algún cabestro, y de lidia, ya que el ganado llega virgen en cuanto a encierro se refiere. Con alguna excepción en la que los novillos se desorientan y hacen que el encierro se alargue varias horas, su duración suele ser corta.


Blanca se queda sin su tradicional Encierro por primera vez en su historia a causa de la crisis sanitaria de la covid-19

La tradición taurina ha estado ligada al pueblo de Blanca desde hace siglos, y por ello resulta sorprendente a la par que triste que la Feria Taurina y los encierros que tanto representan al municipio blanqueño hayan tenido que suspenderse este año por primera vez en su larga historia debido a la pandemia de coronavirus que azota al planeta desde comienzos de año, y cuyas consecuencias aún se siguen sufriendo.

Imágen histórica del Encierro de Blanca

Curiosamente, solo en una ocasión, en 1963, el Encierro no pudo celebrarse en el día que estaba previsto. Las crónicas cuentan que tan solo se contaba con dos cabestros para un total de nueve novillos. Aunque se mandó un camión a Albacete a por otros dos cabestros, las horas pasaron y la norma de no realizar festejos una vez se está poniendo el Sol se tuvo que cumplir, teniendo que posponerse el Encierro al día siguiente.

Blanca, corazón del Valle de Ricote


Dónde está Blanca (Región de Murcia)


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook