El Ayuntamiento de Lorca ha puesto en marcha una campaña de vigilancia y control contra el mosquito tigre. Según palabras del edil de Sanidad, José Ángel Ponce, «este año se han colocado 10 trampas más que el año pasado, siendo en total 26 trampas dobles de ovoposición, o lo que es lo mismo, 52 de ellas en distintas localizaciones del municipio como el centro urbano y pedanías de La Hoya, Almendricos, Campillo y Ramonete, entre otras. Por primera vez se han colocado este tipo de trampas en Zarcilla de Ramos, La Paca, La Parroquia y La Escucha». El concejal explicó que la trampa que se coloca consiste en un recipiente cilíndrico de plástico de color negro en el que se introduce una tablilla de madera. Los recipientes de plástico se llenan de agua, dejando un par de centímetros de la tablilla sin cubrir. Se les añade pienso de conejo para que el agua disponga de nutrientes y así atraiga a la hembra de mosquito a realizar la puesta de huevos sobre la tablilla. Las primeras trampas se colocaron a finales de abril y cada 15 días se recogen y reponen las tablillas y se trasladan las muestras al laboratorio de la Facultad de Biología de la UMU.