El concejal de Obras, Francisco Saorín, ha recordado que si hace unas semanas informaba del comienzo de las obras de cubrimiento en la rambla del Realejo (fase III), de la reparación del pavimento en catorce calles y del inicio de la construcción de un aparcamiento público y gratuito en los terrenos municipales del antiguo Molino de Capdevila, la pasada semana arrancó otra importante actuación en las calles Santa María, San José, Floridablanca y República Dominicana, del barrio de San Joaquín.

Saorín ha precisado que en las nuevas obras, que abarcan una superficie de actuación de 1185 m2, se contempla la demolición pavimentos existentes, la reordenación de las diferencias de nivel, la compactación de base, hormigonado y nueva base, la pavimentación de aceras y calzadas, la reposición de la señalización viaria y la sustitución del abastecimiento de agua.

Las obras fueron adjudicadas por la mesa de contratación a la empresa ciezana Excavaciones y Derribos El Mona, SL, con un plazo de ejecución de las mismas de tres meses, por un importe de 96.243,40 euros provenientes del Plan de Obras y Servicios de 2018-2019, lo que ha supuesto un ahorro frente al presupuesto de licitación (117.356,50 euros) del 18% (-21.113,10 euros); "una suma que revertirá en mejoras en otros lugares de la ciudad”, ha subrayado el concejal.

Según el edil, “con las bajas en la adjudicación de todos los proyectos iniciales ejecutados del POS 2029-2020 se elaboraron estos proyectos, el de las calles Santa María, San José, Floridablanca y República Dominicana, del barrio de San Joaquín, así como el de reparaciones en otras catorce calles”.

Finalmente, Saorín ha vuelto a destacar la “buena administración” del dinero público que viene haciendo el Ejecutivo ciezano de coalición desde 2015, “que se traduce en un ahorro del coste de todas las obras que se hacen en el municipio, lo que redunda en recursos para nuevas actuaciones. Así, durante la gestión de este gobierno no se pierde ni un euro, ya que hasta lo que sobra se reinvierte y eso es fruto de la gestión de control de las bajas y la no admisión de variaciones en el importe de los proyectos, que es algo que se hacía durante los gobiernos del PP, una vez limitada la obra y empezada”.