05 de mayo de 2020
05.05.2020
La Opinión de Murcia
Sucesos

El atrincherado en Abanilla sigue en el hospital tras caer de una altura de siete metros

El hombre, que permanece ingresado en calidad de detenido, tiene rotos los dos tobillos y una costilla

05.05.2020 | 16:08
Sangre y cordón policial, en el lugar donde cayó el hombre.

El sujeto que se atrincheraba en su casa de Abanilla y lesionaba a cinco agentes que fueron a detenerlo continúa ingresado en un hospital de Murcia, donde se recupera de las heridas que se hizo tras precipitarse de una altura de casi siete metros.

Según explican fuentes cercanas al caso, este hombre, de 32 años y que responde a las iniciales M. E., acabó en el hospital tras caer de un tejado tras un episodio en el que llegó a lanzar tejas a los efectivos tanto de la Policía Local como de la Benemérita que se habían movilizado a su casa, en la calle Salitre, tras alertar un vecino de que esta persona portaba un cuchillo y estaba amenazando con el mismo.

Se prevé que el hombre, además de ser curado de sus lesiones físicas (tiene rotos los dos tobillos y una costilla), sea sometido a una evaluación psiquiátrica que determine si tiene algún tipo de enfermedad mental. M. E., aunque se encuentre hsopitalizado, lo hace en calidad de detenido por el incidente. Cuando reciba el alta, será llevado al Juzgado de Guardia, donde se enfrenta a cargos por atentado a la autoridad, amezadas y lesiones. No obstante, en el caso de que un informe médico así lo ratifique, este hombre podría ser inimputable

Y es que es la tercera vez que el mismo vecino se atrinchera en su casa de Abanilla y pone en peligro la vida de personas. Las dos veces anteriores lo hizo con su pareja y sus hijos, cuatro menores de edad, que actualmente ya están a cargo de los Servicios Sociales.

De madrugada, el mismo sujeto protagonizaba un episodio violento, que empezaba con unas supuestas amenazas, arma blanca en mano, a su vecino. Este vecino llamaba a Emergencias. Cuando llegaron al lugar los agentes de la Policía Local, encontraron al individuo en cuestión "en estado paranoico", según indica la Policía, y antrincherado en su terraza, de la cual pasó al tejado. Subido ahí, comenzó a lanzar tejas, que alcanzaron tanto a los policías como a agentes de la Guardia Civil que también se desplazaron al lugar. Uno de los guardias se llevó la peor parte, ya que el hombre le dio con una teja y le rompió una costilla.


Sangre en el suelo, dejada por el sujeto tras caer al vacío.

Los agentes, poniendo en peligro su integridad, treparon por otra de las terrazas, mientras el sujeto dio finalmente un paso en falso y cayó desde el tejado, aunque sin hacerse lesiones graves. Lo llevaron al hospital, y ahí sigue.

Allá por octubre de 2018, este individuo era detenido después de atrincherarse con sus cuatro hijos en su vivienda de Abanilla. Ahí dentro permanecía, cuchillo en mano, y sin dejar salir a sus vástagos. Un negociador especializado de la Benemérita se movilizó a la localidad y charló con el hombre, hasta que lo convenció de que cesase en su empeño y dejase salir a los menores. Entonces el sujeto fue arrestado. Y en marzo del año pasado, volvió a hacer lo mismo. Pese a todo, el sujeto seguía libre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook