03 de febrero de 2020
03.02.2020
Romería

Devoción a la Salud en La Hoya

Cientos de fieles acompañaron a la Virgen en su regreso al santuario del monte

02.02.2020 | 20:08
Devoción a la Salud en La Hoya
Devoción a la Salud en La Hoya

La pedanía de La Hoya celebró ayer, su tradicional romería con la imagen de la Virgen de la Salud que, un año más, acompañada de los romeros, hizo el recorrido desde la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, donde permanecía desde el pasado mes de diciembre, hasta el santuario del monte enclavado al pie de la sierra de Tercia. Cientos de personas, niños, jóvenes y mayores acompañaron a la patrona en una mañana luminosa, repleta de emociones, recuerdos, oraciones y sentimientos, como suele ocurrir cada 2 de febrero, cuando se celebra el día de la Candelaria. El hecho de coincidir la fiesta en domingo y el buen tiempo reinante, circunstancia que no ocurría desde hacía años, hizo que el número de visitantes fuese mucho mayor.

Antes de partir la comitiva hacia el monte, se ofició la misa en la iglesia de La Hoya y al terminar la ceremonia religiosa, el párroco, Kenneth Chukwuca, impartió la bendición a las mujeres embarazadas. A continuación la patrona de La Hoya salió a la calle con sus mejores galas a hombros de los mayordomos. En la puerta del templo, como viene siendo tradición, le esperaban los guiones de la cuadrilla quienes entonaron las primeras coplas que sirvieron para animar a la concurrencia antes de emprender la marcha y recorrer a pie los 4 kilómetros que separan la iglesia parroquial del santuario serrano. Del primer saludo mañanero, en forma de canto de pascuas, se encargaron Andrés Abellaneda, Serafín Ruiz 'El Fari', José Acosta 'El Ganadero', Juan José Montes y Marisa, la hija de Paco 'El Chicharra', conocedores como nadie de esta ancestral tradición.

A continuación la comitiva enfiló el camino hacia el santuario con personas descalzas que cumplían así las promesas hechas a la Virgen por la devoción que sienten hacia ella. Al comienzo del desfile iba el trono con una réplica de la patrona que portaban durante todo el trayecto un grupo de niños y niñas de catequesis y como prueba evidente de que la tradición va pasando de padres a hijos y no decaerá nunca. El recorrido se hizo más llevadero, gracias a la música de la cuadrilla y a las jotas, parrandas y malagueñas que vecinos y visitantes bailaban en plena calle mientras que los mayordomos, como verdaderos artífices de la fiesta, se preocupaban de que nadie estuviera desatendido, ofreciendo un buen trago de anís o coñac.

Agentes de la Policía Local y Guardia Civil contribuyeron para garantizar la seguridad de los romeros con la colaboración de los servicios de emergencias del Ayuntamiento, Protección Civil, Bomberos, Cruz Roja Española y servicios forestales de la Comunidad Autónoma.

Al llegar la comitiva al santuario se llevó a cabo la misa de campaña en la puerta de la ermita bajo la carpa instalada por el ayuntamiento. En ella participó el Grupo Rociero de Totana. Al finalizar la misa y tras la comida, comenzaron los cantos de pascua en el interior del templo que se prolongaron hasta el anochecer.

Parte de los asistentes se había dispersado por el monte para comer en familia junto a las hogueras que encendieron para la ocasión. Las paellas, carne a la brasa y los embutidos recién elaborados fueron los platos fuertes durante toda la jornada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook