06 de enero de 2020
06.01.2020
Animales

Molina de Segura anda a cuatro patas

Los pipicanes se multiplican en la ciudad, que ha pasado en apenas un año de no tener ninguno a contar con varios

05.01.2020 | 17:26
Un perro pasea por el nuevo pipicán de la Rambla de los Calderones de Molina.

Ayudan a fomentar la socialización entre perros y la convivencia social entre sus dueños.

La apuesta decidida por velar por los derechos de los animales y hacer una ciudad 'amiga de los animales' es una máxima que se viene aplicando en Molina de Segura en los últimos tiempos. Prueba de ello son los vecinos con perros que ya pueden disfrutar a lo largo y ancho del municipio de varias zonas de recreo destinadas a sus mascotas: los pipicanes.

En Molina de Segura, la construcción de estos espacios donde los canes pueden ir sueltos, jugar con otros, y se les permite hacer sus necesidades sin el inconveniente de molestar a los demás habitantes, entre otras opciones, ha pasado de ser una reclamación de los vecinos, al no contar con ninguno, a ahora poder elegir entre los varios que hay ya en la localidad.

Sin ir más lejos, en los últimos días se han inaugurado hasta tres nuevos pipicanes en el municipio: en la Rambla de los Calderones, en Huerto Fayren y en la urbanización La Quinta.

En el último año, aparte de estos tres, se han puesto en marcha otros: el del Parque Avenida del Montañal, ubicado en la urbanización de Altorreal; el del parque de la pedanía de El Llano, ubicado en la calle La Viña; el del Parque de Deporte y Ocio del Barrio de San Antonio y el del Parque de la Compañía, que abrió sus puertas a los canes y vecinos del centro de Molina hace ahora un año.

El del Parque de la Compañía es uno de los más grandes, ya que abarca una superficie total de 925 metros cuadrados y es el más concurrido al estar situado en el principal 'pulmón verde' que tiene la ciudad. Además, pronto se unirá a este otro nuevo, que contará con césped natural y con nuevo mobiliario, y que estará situado frente a la entrada del Centro Comercial Vega Plaza.

La concejala de Vía Pública, Parques y Jardines, Fuensanta Martínez, aseguró a esta Redacción que el crecimiento de estas áreas de recreo canino «viene acordado en la Ordenanza de Protección Animal que se aprobó en abril de 2018, en la que se regula la tenencia de animales de compañía, así como la utilización de la vía pública y los parques públicos en el uso que los perros hacen de ellos, dotándose de espacios específicos para su esparcimiento». Martínez destaca que «los resultados son positivos, ya que los usuarios de estos espacios los están demandando en otras zonas del municipio».

Todas estas zonas cuentan con diversos juegos y elementos de entrenamiento para mejorar la agilidad de los perros, cuentan con fuentes y papeleras caninas, así como señalización de las normas de utilización y uso. Suponen un verdadero lugar para fomentar además no solo la socialización entre los diferentes perros, sino también la convivencia social entre sus dueños.

Compromiso con los animales

El Consistorio molinense está comprometido en ayudar con las subvenciones que sean necesarias para la Protectora de Animales de Molina de Segura (Apams), una asociación de voluntariado ciudadano cuyos objetivos son evitar el sufrimiento animal, especialmente de perros y gatos, y su abandono, mediante campañas de concienciación ciudadana y el fomento de la adopción responsable. En este 2019, desde el Ayuntamiento se le ha dado a la asociación dos subvenciones con un valor total de 21.000 euros para que puedan seguir realizando su trabajo.

Además, en el tradicional reparto de flores de Pascua que se realiza todos los años con la llegada de la Navidad, este año los vecinos participaron con la aportación de un euro por cada maceta recogida a beneficio de Apams.

Molina de Segura es uno de los municipios de la Región que cuenta con el 'sacrificio cero' animal. También fue pionero a la hora de crear en su momento una 'Patrulla Azul de Bienestar Animal', un 'pelotón' de voluntarios de varias entidades de protección animal para denunciar posibles casos de maltrato o abandono e informar a los ciudadanos sobre los derechos de las mascotas.

El centro zoosanitario, cuestión pendiente

Si hay una cuestión que todavía está pendiente de resolverse en el municipio en materia animal es la construcción de un centro zoosanitario. Y es que el Ayuntamiento de Molina de Segura lleva tiempo buscando un terreno adecuado para poder realizarlo para garantizar la protección de los animales ya no solo de la localidad, sino de los de los municipios más cercanos de la Comarca, como Alguazas, Las Torres de Cotillas, Lorquí o Ceutí, entre otros. Las instalaciones requieren de un espacio de 20.000 m?2; y José de Haro, concejal de Hacienda, Economía y Contratación, aseguró a esta Redacción que hay una partida de 120.000 euros en los presupuestos de 2019 para poder hacer realidad su construcción, ya que se trata de una demanda que los vecinos vienen reclamando desde hace años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas