17 de diciembre de 2019
17.12.2019
La Opinión de Murcia
Cieza

El sacristán acusado de violar a tres monaguillos dice que los hechos han prescrito

A los niños se les amenazaba con no ayudar en misa ni salir en las procesiones si no se accedían a las pretensiones del acusado

17.12.2019 | 10:16

El abogado defensor de F.J.R., exsacristán de una iglesia de Cieza para quien el fiscal ha reclamado penas que suman 45 años de prisión al acusarlo de violar a tres monaguillos, considera que los hechos están prescritos, por lo que la causa no puede seguir adelante.

Esa consideración ha sido expuesta por el letrado José Antonio García en el transcurso de la vista desarrollada en la Audiencia Provincial de Murcia, en la que el fiscal ha pedido que se rechazara esta cuestión de previo pronunciamiento y que el caso continuara hacia el juicio oral.

En su intervención, el abogado defensor ha señalado que, en contra de lo sostenido por la fiscalía, no hay conexidad en las tres supuestas violaciones, como sostiene la fiscalía, por lo que cada denuncia de los monaguillos debe ser contemplada de manera independiente.

Igualmente ha indicado que no se ha probado que en los hechos denunciados existiera violencia o intimidación contra los menores, que tenían alrededor de diez años cuando ocurrieron, presuntamente los hechos, entre 1999 y 2003. Y ha añadido que en el caso de dos de ellos ninguno habló de que se ejerciera violencia para los tocamientos que aseguran sufrieron en aquellos años. En cuanto al tercer monaguillo, este sí sostiene que aquella violencia o intimidación existió, pero sin que, ha dicho el abogado, sus afirmaciones se hayan visto corroboradas por ningún otro elemento probatorio, aparte de que incurrió en contradicciones.

Tanto el fiscal como la acusación particular han señalado que sí existió violencia, ya que, como ha comentado el primero, el efecto intimidatorio ejercido sobre niños tiene una incidencia mayor que el producido sobre adultos, para añadir que a los monaguillos se les amenazaba con no ayudar en misa ni salir en las procesiones si no se accedía a las pretensiones del sacristán.

Para las acusaciones, los hechos no están prescritos, al no haber transcurrido los veinte años que marca la legislación penal para el delito de violación. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook