11 de noviembre de 2019
11.11.2019
La Opinión de Murcia
Lorca

Homenaje a la ermita de La Hoya

Los vecinos de la pedanía rinden honores a la primera capilla que tuvo el pueblo tras 50 años desde la última misa

10.11.2019 | 20:35
Cerca de 200 vecinos de La Hoya participaron en el homenaje a la primera ermita que tuvo la pedanía.

Los vecinos de la pedanía lorquina de La Hoya organizaron ayer, pese al mal tiempo reinante, una marcha solidaria con dos objetivos fundamentalmente. Por un lado, recaudar fondos para poder hacer frente al préstamo contraído por la parroquia con motivo de las obras de restauración que hace varios años se llevaron a cabo en el actual templo; y por otra, para rendir un homenaje a la ermita o capilla primitiva donde se dejaron de realizar actos religiosos en el año 1970, al construirse el nuevo templo que en estos momentos acoge a los feligreses. La cantidad que falta por abonar del préstamo supera los 20.000 euros.

El acto de ayer fue promovido por la Asociación Camino a la Esperanza y contó con el apoyo del resto de colectivos que trabajan por la prosperidad de la pedanía. La marcha se inició frente al colegio público Juan Navarro, en las inmediaciones del polideportivo Juan Pérez Jiménez. Continuó por el Camino Viejo y calle Mayor hasta llegar a la ermita vieja, como se le conoce popularmente, donde los organizadores ofrecieron un almuerzo a base de migas para las cerca de 200 personas que formaban la comitiva. La uva para los comensales fue donada por Agrícola Santa Eulalia y el resto de ingredientes por Venta Chicharra, Ana María y varios vecinos más de forma desinteresada.

Durante el almuerzo de convivencia en el que también estuvo presente el párroco Kenneth Chukwuca hubo un momento para traer a la memoria recuerdos de hace medio siglo cuando el número de habitantes en La Hoya era de algo más de medio millar. Actualmente la cifra supera los 4.000.

La ermita se encuentra dentro de una finca privada propiedad de los hermanos, Juan, Juanita y Facunda Periago que actualmente gestionan sus herederos. Los primeros sacerdotes que hubo fueron Francisco Quiñonero que ejercía también sus funciones el en Regimiento de Infantería Mallorca 13, que se desplazaba hasta La Hoya en carro o en moto y al que después había que subir en una burra hasta la ermita de La Salud el día de su romería. También estuvo atendida por Amable y Ginés Cifuentes a quienes se les recuerda vestidos con rigurosa sotana y sombrero en una época en la que mujeres y niñas tenían que acudir a misa con un velo en la cabeza y la ceremonia religiosa se oficiaba en latín y de espaldas a los feligreses.

Ayer se recordó también a los caseros de la finca, Francisco Navarro y María Peñas, que con su hijo Juan y nuera María del Carmen vivieron muy de cerca las vicisitudes de la época.

No faltaron tampoco palabras de recuerdo para algunos de los mayordomos de entonces, Lucas Guirao y Josefa, Martín y Caridad, José Márquez y Catalina, Julián Moya y María, José Pividal y Soledad o Juan El Salud y su esposa Antonia. El último sacerdote que estuvo en la citada ermita fue Pedro Pelegrín Navarro, que falleció hace algo más de un año, gracias al cual se pudo construir la nueva y actual iglesia que aún se mantiene en pie.

Los mayores elogios de la mañana fueron, precisamente, para él como impulsor de la gran transformación que experimentó La Hoya a partir de mediados de la época de los años 60 del siglo pasado. No faltaron tampoco muestras de cariño para los monaguillos que tuvieron los sacerdotes, para la cuadrilla de pascua y para su guion, el Tío Mateo Moya, al que siguieron, entre otros, Paco 'El chicharra' y Andrés Abellaneda, sin olvidarse de algunos de los guitarristas, como fueron el Tío Antonio Montoya y Manuel Rosell.

Algunos de los presentes en la jornada de convivencia de ayer recordaron ante el colectivo cuando en la pequeña ermita se rezaba el Vía Crucis de Cuaresma por parte de la Tía Clementa y la Tía Dolores, la del Tío Mateo Moya, a la que después seguiría Salvadora Sánchez Úbeda, que aún lo viene haciendo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook