04 de noviembre de 2019
04.11.2019
La Opinión de Murcia
Religión

El monasterio de las clarisas de Lorca acoge una profesión solemne 20 años después

La joven monja sor Fátima de Jesús recibe los votos perpetuos en una ceremonia realizada en el templo

04.11.2019 | 04:00
Sor Fátima de Jesús, en el acto de profesión de solemne.

El monasterio de Santa Ana y Santa Magdalena de las clarisas de Lorca vivió hace unos días una jornada histórico no solo para esta comunidad religiosa tan ligada al pueblo que la quiere y respeta, sino también para el resto del municipio.

Hacía 20 años que no se celebraba una profesión solemne en el monasterio de Santa Ana y Santa Magdalena. Ante varios centenares de personas, familiares, vecinos y amigos que quisieron ser testigos directos del acontecimiento, tuvo lugar el acto de profesión solemne de sor Fátima de Jesús (Fátima Martínez Tafalla López), joven lorquina que hace cinco años, nada más cumplir la mayoría de edad, decidió dedicar su vida a Dios.

En junio de 2014 entró en la capilla del monasterio vestida de blanco del brazo de su padre, Manuel Martínez Tafalla, desprendiéndose después de todas sus vestimentas seglares para vestir el hábito de clausura. Transcurrido ese tiempo, ha recibido ahora los votos solemnes perpetuos, un paso más en la vida de clausura a la que ha decidido pertenecer.
La ceremonia religiosa estuvo presidida por el franciscano padre, José Hernández Valenzuela, guardián de la Merced de Murcia y asistente de las Clarisas en la Federación del Inmaculado Corazón de María.

El padre Hernández Valenzuela dijo durante su intervención que ''es una gran día para Lorca en una época es la que se están cerrando conventos en la ciudad, uno de los cuales me afectó personalmente a mí cuando los franciscanos nos marchamos de la Virgen de las Huertas, hace algo más de un año''.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook