22 de octubre de 2019
22.10.2019
La Opinión de Murcia
Medio ambiente

Los escolares del colegio Cervantes de Molina apuestan por el compost

Enseñan a los más pequeños a cómo hacer un fertilizante de calidad para el huerto que hay en el centro educativo

22.10.2019 | 13:49
Escolares del CEIP Cervantes de Molina, durante la jornada.

La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Molina de Segura ha puesto en marcha un proyecto piloto de Compostaje Escolar de los Biorresiduos en el CEIP Cervantes. El alumnado del centro aprenderá a valorizar los residuos orgánicos generados en el centro para emplearlos en su huerto escolar.

El Proyecto, enmarcado en la convocatoria PIMA-Residuos y PEMAR 2017, cofinanciado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Ayuntamiento de Molina de Segura, cuenta con la colaboración de la Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente de la Región de Murcia y del CEBAS-CISC, a través del Grupo de Investigación de Enzimología y Biorremediación de Suelos y Residuos Orgánicos dirigido por Dr. Carlos García Izquierdo.

Su principal objetivo es concienciar a alumnos y alumnas sobre la posibilidad real de reciclar de manera integral los residuos domésticos; aprender que su parte orgánica (fracción muy importante con relación a la totalidad de residuos domésticos), puede valorizarse obteniendo, mediante un sencillo proceso, un fertilizante orgánico de calidad (compost) para emplearlo, en esta experiencia, en su huerto escolar.

Para ello, el Ayuntamiento ha instalado en el huerto escolar del CEIP Cervantes un compostador especial que les permitirá elaborar un compost de calidad garantizado a través de un servicio de formación y seguimiento ofrecido por la técnico especializada en la materia, María Jesús Medina González, que, en colaboración con el CEBAS-CISC, permitirá un análisis de la calidad del producto obtenido y asesorará sobre la mejor manera de emplearlo.

Tras una acción formativa previa dirigida al profesorado del centro, todo el alumnado asistió la pasada semana a actividades en las que se les ha mostrado, de una manera práctica y muy divertida, en qué consiste el compostaje, cómo hacerlo en el centro y la importancia de reciclar los residuos domésticos.

Las actividades con el alumnado se desarrollan con dos sesiones por jornada. Cada una de estas sesiones está adaptada a los diferentes niveles desde Educación Infantil hasta 6º curso de Primaria. Con los más pequeños, la información y motivación a la participación en el proyecto de compostaje se realiza a través de un cuentacuentos, donde un microorganismo, un granjero, una científica y una planta de zanahoria les explican a los más pequeños qué residuos son necesarios para poder elaborar un buen compost.

Con los mayores, los mismos personajes les informan y motivan para su participación en el proyecto de forma divertida, dándoles a conocer los procesos que en la naturaleza llevan a cabo los microorganismos sobre la materia orgánica, las transformaciones que provocan con su acción, su nuevo compostador, su puesta en marcha y funcionamiento.

La Concejalía de Medio Ambiente, a través de este proyecto, pretende que toda la comunidad educativa de este centro (docentes, escolares madres y padres y personal no docente), tome conciencia de la importancia del reciclaje de la fracción orgánica de nuestros residuos domésticos, de lo sencillo que puede ser, del beneficio ambiental que supone, y, a nivel práctico, de la obtención de un fertilizante de calidad que podrá ser empleado sin problema en el huerto escolar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook