12 de octubre de 2019
12.10.2019
Movilidad

Nuevo itinerario para reducir el paso del transporte agrícola

El Ayuntamiento y la Policía Local diseñan una red de paradas en las que las empresas que trasladan a los trabajadores del campo pueden recogerlos y así reducir su paso por el centro de la ciudad

11.10.2019 | 21:08
Presentación de la nueva ruta y paradas para las empresas de transporte de trabajadores agrícolas.

El Ayuntamiento de Lorca ha sentado las bases para tratar de resolver los problemas de tráfico y convivencia ocasionados por los 200 autobuses y furgonetas que diariamente circulan por la ciudad y que transportan a entre 2.000 y 4.000 trabajadores agrícolas que acuden a las zonas de cultivo en las horas punta de entrada y salida de sus trabajos.

Se trata de una demanda histórica por parte de empresas, trabajadores y sindicatos, según la concejala de Transporte Público y Movilidad, Irene Jódar, que junto al Jefe de la Policía Local, José Antonio Sansegundo, han presentado la propuesta.

Para acabar con este problema se ha puesto en marcha una red fija de paradas para los autobuses que utilizan los trabajadores agrícolas. Para Jódar, «la iniciativa pretende mejorar el funcionamiento diario de este servicio por parte de los usuarios, así como la conciliación con los vecinos». Al mismo tiempo, se ha elaborado un mapa que muestra las paradas con fotografías incluidas y nombre del lugar exacto e itinerario que deben seguir. El mapa se ha distribuido entre las partes implicadas, así como a la Policía Local, que se encarga de controlar el servicio.

Igualmente se puede encontrar en la página web www.movilidad.lorca.es para quien quiera descargarlo y conocer los detalles. Además de lograr una mejor conciliación por parte de los vecinos «se consigue una reducción de los gases contaminantes por el centro de la ciudad y un mayor control del servicio», según la edil. Una de las paradas se encuentra situada en la Rambla de las Señoritas del barrio de La Viña, dos en la Alameda de Cervantes, una en la calle Juan Antonio Dimas, junto al centro de salud de San Diego, y otras dos en la avenida de las Fuerzas Armadas. Todos los puntos han sido consensuados entre los trabajadores y las empresas que prestan el servicio.

Hasta ahora, los autobuses practicaban paradas sin ningún tipo de control, lo que ocasionaba retenciones de tráfico y suponía un peligro para los usuarios al no cumplirse ninguna norma de seguridad. El nuevo sistema funcionará durante el mes de octubre en periodo de pruebas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook