El orgullo de los cielos murcianos. Para nadie es ajeno que la Patrulla Águila es mucho más que un grupo de vuelo acrobático del Ejército del Aire Español. Es una de las imágenes más representativas de la Región a nivel internacional.

El dibujo de un corazón y su flecha, los delicados cruces a poca distancia entre las aeronaves o la representación de la bandera española con humo de colores. La Patrulla Águila es la imagen de los cielos, el top gun español.

Fruto del interés y esfuerzo de un grupo de profesionales de la Academia General del Aire, la Patrulla Águila despega el cuatro de junio de 1985 de la base aérea de San Javier, para realizar un primer vuelo de cinco aviones y comprobar el comportamiento del entonces nuevo CASA C-101, un avión biplaza de fabricación española capaz de alcanzar una velocidad de 770 km/h y una altitud de 42000 pies (14 km).

A lo largo de sus treinta años de historia y con más de 25.000 horas de vuelo, la Patrulla Águila ha participado en todo tipo de eventos, exhibiciones aéreas, fiestas nacionales y eventos deportivos en los que realizan espectaculares acrobacias en el cielo, frecuentemente acompañadas de humos de colores para crear imágenes tan representativas como la bandera española, que 'pintaron' en el cielo por primera vez en 1992, en Sevilla, con motivo del día de la Hispanidad.

Pero hay que remontarse hasta sus primeros años de vida para encontrar la primera vez que se incorporó el sistema de humos, por entonces solo blancos, justo cuando un sexto avión entró al equipo. Y, poco después, tras el éxito de sus primeros vuelos y sucesivas exhibiciones, en 1988 se incorporó el séptimo avión. La Patrulla Águila estaba completa.

Un jefe, siete pilotos titulares y pilotos reservas, todos profesores de vuelo en el 793 escuadrón de la Academia General del Aire. El grupo de vuelo representa a España y a su ejército en los diferentes eventos tanto de carácter civil como militar en los que participa a nivel regional, nacional e internacional.

Y son muchos los acontecimientos en los que la Patrulla Águila es la invitada de honor. Sin ir más lejos, este mes de febrero protagonizaron, un año más, una nueva Jura de Bandera en la capital del Segura, una jornada en la que partiparon más de un centenar miembros de la Academia General del Aire (AGA) y la Patrulla Águila. Así, siete aviones C-101 dibujaron en el cielo de Murcia los colores de la enseña nacional en la Glorieta de España.

Este acto sirvió para cerrar los actos celebrados para conmemorar el 75 aniversario de la AGA, una institución que nació oficialmente en 1943 como centro de formación de todos los oficiales del Ejército del Aire.

También dentro de la celebración de la efeméride, la Base Aérea de San Javier festejó el aniversario recibiendo a miles de ciudadanos a una jornada de puertas abiertas en junio del año pasado. Familias llegadas desde todos los puntos del litoral marmenorense, del resto de la Región y de la geografía española pudieron ver de cerca los aviones con los que los Ejércitos defienden en el aire a sus países (todas las fotografías aquí. Aeronaves españolas, americanas, italianas, francesas o alemanas fueron presa de flashes, selfies y traqueteo de los visitantes. Asimismo, junto al recorrido por los aviones, hubo simuladores de vuelo, tiendas aeronáuticas, exhibiciones de material militar de las unidades participantes, así como stands de patrocinadores y muestras de destreza de diversas unidades.

También, y como no podía ser de otra forma, el cielo fue testigo de esta celebración, una fiesta por todo lo alto, con una espectacular muestra de vuelos acrobáticos. La Academia General del Aire (AGA) preparó con esmero una jornada de actuaciones acrobáticas para el deleite de cuantos se acercaron a las playas de San Javier y San Pedro del Pinatar. Fueron cinco horas de un magnífico espectáculo (con más de 300.00 espectadores), con la participación de quince agrupaciones aéreas, de carácter nacional e internacional. (Todos los vídeos aquí

La actuación comenzó con la aparición del grupo de paracaidistas de la Papea, realizando increíbles maniobras individuales y en grupo. Otra puesta en escena destacable, fue la de Jorge Macías y su Láser Z300, un aeroplano, que puede conseguir la increíble altura de mil metros en solo un minuto. Además, el hidroavión Canadair CI-215T, mostró como se realiza la importante labor de extinción de incendios, siendo capaz de acumular hasta seis toneladas de agua en sus depósitos. Sin olvidarnos de la patrulla de helicópteros ASPA, sorprendiendo con su gran manejo aéreo.

La 'patrulla aspa' en la Exhibición Aérea de San Javier

Marca España, dentro y fuera del país

La impronta de la Patrulla Águila va más allá de las fronteras regionales. En España son muchos los eventos que cuentan con la participación del grupo de vuelo murciano para dejar la impronta de su característico espectáculo, y los reconocimientos que éste recibe a su alta calidad. En 2017, en Madrid, alzaron el vuelo dentro del Acto de Homenaje a los Caídos celebrado en el contexto del desfile del Día de la Hispanidad. Los aviones del Ejercito del Aire sobrevolaron la ciudad y pasaron por el Paseo de la Castellana y la Plaza de Lima.

Embajadores de la Marca España y del Ejército del Aire de las Fuerzas Armadas, dentro y fuera del país. La Patrulla Águila también está acostumbrada a llevar sus aviones a otros países, que no son indiferentes a su calidad aérea. Tanto es así que hace poco más de un año, y en uno de sus habituales viajes fuera de España, el grupo de vuelo fue distinguido tras su exitosa participación en la Feria Internacional de Aeronáutica (ILA) con un trozo del muro de Berlín de tres toneladas, un "trocito de historia" que recibieron con "orgullo" y que les "reconforta" en su trabajo. "Para nosotros es algo muy bonito y es un trocito de historia que se lleva la Patrulla también. Yo creo que es un orgullo", dijo su portavoz, Luis Verjano.

En 2010, la Patrulla Águila participó por primera vez en el Festival Aéreo organizado por la Royal Navy en la base aeronaval de Yeovilton, al suroeste de Inglaterra, un debut que se saldó con el honor de recibir un significativo galardón, el premio de mejor exhibición del certamen (Best Flying Display).

Rosa García-Malea, la primera mujer en la Patrulla Águila

En marzo de 2017 se vivió un día histórico para la Patrulla Águila del Ejército del Aire, con base en la Academia General del Aire de San Javier. Rosa García-Malea, de 36 años, se convirtió en la primera mujer en entrar en el equipo de pilotos. Sus compañeros la recibieron como hacen siempre con los recién llegados: con champán y con cubo de agua después del vuelo en solitario de la piloto.

Desde que en el año 1988 se permitiera el acceso de las mujeres al Ejército, muy pocas han formado parte de la élite de oficiales de aviación, cuya media apenas supera la de cuatro alumnas por curso.

"Como mujer militar nunca he tenido techos de cristal, muchos techos en la vida nos los ponemos las propias personas", aseguró García-Malea, para quien la Patrulla Águila fue siempre "un sueño" después de años pilotando aviones de combate. Un "sueño", un "orgullo" y un "privilegio total" para una aviadora experimentada que, reconoce, pensó en sus tres hijos antes de embarcarse en esta aventura porque se corre un riesgo "muy alto" allá arriba.