24 de agosto de 2019
24.08.2019
Sucesos

Le abren la cabeza con un vaso en Librilla, se niega a ser atendido y sigue de fiesta

Los sanitarios se movilizan a un pub del pueblo, que está en fiestas, a atender al joven, de 35 años, que presentaba diversos cortes

24.08.2019 | 13:02
Un agente, de espaldas.

Un joven de 35 años de edad, cuya identidad no ha sido facilitada, resultaba anoche herido después de que otro le estrellase un vaso en la cabeza en un bar de Librilla, indican fuentes próximas al caso.

Ocurría en un pub ubicado en la calle Capitán Don Francisco Melendreras de la citada localidad, que estos días celebra sus fiestas. Sobre las tres de la mañana, la Policía Local de Librilla era avisada de que se estaba produciendo una reyerta en la puerta del bar. Al llegar, se encontraron con un varón sangrando por la cabeza. 

Al lugar se movilizaron sanitarios en una ambulancia, pero, al llegar, el chico les dijo que no lo tocasen. Que, pese a tener tres cortes en la cabeza, no quería asistencia sanitaria. Testigos aseguran que este joven siguió de fiesta.

Fuentes cercanas al caso indicaron que un ajuste de cuentas por asuntos de drogas podría estar detrás del suceso. Falta saber si la víctima va a poner o no denuncia para que la Guardia Civil, Cuerpo encargado de la investigación, proceda a la identificación y posterior arresto del agresor.

Las lesiones que presenta el joven son constitutivas de delito, aunque el caso seguramente se quedaría paralizado si no se presenta denuncia en el cuartel. 

Sobre las seis de la mañana, por otro lado, la Policía Local de Librilla se movilizaba a otro aviso por agresión. Un chico telefoneaba a Emergencias para decir que a un amigo suyo le habían pegado en la vía pública. Cuando los municipales y los sanitarios, en la ambulancia, llegaron al lugar indicado, una calle junto al colegio del Sagrado Corazón, ahí no había nadie. 

La noche se completó con distintos actos de vandalismo, explican fuentes policiales: alguien pegó fuego a un contenedor y también dañaron unos coches aparcados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook