21 de agosto de 2019
21.08.2019
Sucesos

Un incendio obliga a desalojar una galería de la prisión de Campos del Río

El mismo preso que fracturó la mano a un funcionario el mes pasado provoca el fuego ahora, con un mechero

21.08.2019 | 10:09
Fachada del penal murciano.

Arde la cárcel de Campos del Río. El suceso tenía lugar sobre las tres de la mañana, en el módulo de aislamiento donde se encuentran los internos clasificados en primer grado (los más peligrosos e inadaptados), explican fuentes penitenciarias. Saltó la alarma de incendios de una de las celdas. Y caos.

Los funcionarios que se movilizaron encontraron un montón de humo. Cogieron los extintores y mascarillas para entrar en la celda en cuestión a rescatar al recluso que la ocupa. Resulta que lo que ardió fue una manta. Presuntamente, fue el reo el que le pegó fuego, con un mechero.

El preso se encontraba muy alterado cuando entraron los funcionarios. De hecho, explican testigos, se había parapetado en la ducha y empezó a gritar cosas tipo "fuego y más fuego". Los trabajadores lo redujeron, lo sacaron de ahí y apagaron el fuego con los extintores. La galería, desalojada, para evitar intoxicaciones.

Resulta que este recluso ha protagonizado varios incidentes graves en el centro. Hace aproximadamente un mes agredió a un funcionario, motivo por el cual tuvo que ser intervenido quirúrgicamente por una fractura en la mano. Este trabajador aún se encuentra de baja. Ocurría todo por la tarde, en el módulo de aislamiento, cuando el empleado iba a sacar de la celda a este reo. Entonces el interno se le echó encima, comenzó a golpearle en la cara y acabó fracturándole una mano.

Ahora el reo está en aislamiento provisional. Esto supone un régimen más estricto. Así puede estar dos o tres días, hasta que lo decida el director del penal: cuando se vea que el reo está más tranquilo para volver a su régimen de vida de primer grado. No es un castigo en sí. La sanción vendrá después, si se le abre un expediente.

Desde la asociación Tu abandono me puede matar insistieron en que los funcionarios no tienen la formación adecuada para enfrentarse a cosas así. Y, pese a ello, lo hacen. En este sentido, valoran "la gran intervencion de estos compañeros que una vez más se juegan la vida sin medios ni formación para salvar la vida a un interno", explica este colectivo, que agrupa a funcionarios de prisiones. "Al mismo tiempo, hacemos un nuevo llamamiento al ministro Grande-Marlaska para que, de una vez por todas, se ponga fin al abandono que sufren los trabajadores de Instituciones Penitenciarias", añaden.

Asociaciones y plataformas de funcionarios de prisiones llevan años reclamando mejoras en sus condiciones laborales. También salariales. Han hecho paros y protagonizado diversas protestas. Afirman que son pocos para muchos internos. Y que, cuando pasan cosas como esta, peligra especialmente su integridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook