17 de agosto de 2019
17.08.2019
Fiestas

Jumilla se pone morada

La Gran Cabalgata congrega a miles de personas en un espectacular desfile en el que se llegan a lanzar más de 90.000 litros de vino

17.08.2019 | 21:59
Jumilla se pone morada

No va más. Las calles de Jumilla se convertían ayer tarde en un auténtico río de vino donde el color morado fue el gran protagonista. Más de dos mil personas, ataviadas con el traje de jumillano, se encargaron de embadurnar del preciado líquido a vecinos y visitantes durante el recorrido de la Gran Cabalgata de Vino. Para asistir a esta fiesta es imprescindible llevar ropa vieja y cómoda y un vestuario de repuesto para el final del festejo.

Según fuentes de la Federación de Peñas Fiestas de la Vendimia de Jumilla, cada una de las peñas participantes portaba en su carroza una media de 4.000 litros de vino, en total 92.000 litros de vino, y la Cabalgata fue presenciada por más de cien mil personas.

Música, alegría y diversión son las notas características de esta fiesta en la que se dan cita muchos jóvenes desplazados de varios puntos de la Región de Murcia y del Levante Español, así como extranjeros que no pierden detalle de esta cabalgata en honor al Dios Baco. Los peñeros repartieron vino con cualquier utensilio: botas, botellas, jarras, mangueras, pistolas de agua e incluso cubos mientras los visitantes esperaban para ser regados con el vino elaborado bajo la Denominación de Origen. Una fiesta única en el mundo que se celebra en la ciudad de Jumilla, conocida como la 'Reina de la Monastrell'.

Veintitrés peñas de la Federación Fiesta de la Vendimia desfilaron por Avenida de Reyes Católicos, Avenida de Murcia, Cánovas del Castillo, Juan XXIII y Avenida de Levante, finalizando en el patio del mercado, donde el Ayuntamiento de Jumilla tenía preparadas varias duchas portátiles para quitarse el olor a vino una vez concluida la cabalgata.

A lo largo del recorrido un grupo de personas recubiertas de plásticos se encargaban de dar seguridad a las carrozas participantes con el fin de evitar accidentes. El Ayuntamiento de Jumilla puso en marcha un amplio dispositivo de seguridad formado por un centenar de personas entre agentes de la Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil, Cruz Roja y efectivos de servicio sanitario para atender cualquier incidencia surgida en el desfile.

Una empresa especializada en limpieza viaria se encargó devolver su estado original a las calles del municipio, ya que varios operarios comenzaron su trabajo inmediatamente después de la última carroza para que la ciudad de Jumilla recupere la normalidad lo antes posible.

Punto y final a las fiestas

La jornada de hoy pone el punto y final a diez días intensos de fiestas en el municipio de Jumilla. A las ocho de la tarde tendrá lugar una eucaristía de despedida a la patrona, Nuestra Señora de la Asunción, que regresará a la ermita de San Agustín. A las diez de la noche tendrá lugar una actuación de copla con Anabel Collado en el jardín del Rey Don Pedro; y al finalizar el día se lanzará un espectacular castillo de fuegos artificiales con el jumillano Juanjo Pérez Martínez como protagonista, ya que será el encargado de encender la mecha que pondrá el punto y final a estas fiestas en el municipio del Altiplano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook