11 de agosto de 2019
11.08.2019
Incidencia

Trasladados en autobús a Águilas por una avería en el tren

En uno de los tres coches que formaban el convoy no funcionaba el aire acondicionado, por lo que los pasajeros se negaron a subir

11.08.2019 | 13:06
Trasladados en autobús a Águilas por una avería en el tren

Varias decenas de personas tuvieron dificultades el sábado por la noche para poder llegar hasta Águilas debido a una avería en el tren de cercanías que hacía el recorrido entre Murcia y la ciudad costera. Quienes insistieron en viajar, llegaron a su destino ya de madrugada. El mal funcionamiento del aire acondicionado en el primero de los coches fue el principal motivo de la incidencia.

Fuentes cercanas al caso han señalado a esta redacción que el problema comenzó en la estación de Sutullena de Lorca, donde el cercanías procedente de Murcia llegó minutos después de las 22 horas, como estaba previsto, dispuesto a emprender la marcha hacia Águilas. De los tres coches que formaban el convoy, en uno de ellos no funcionaba con normalidad el aire acondicionado. Los viajeros optaron por no aventurase a hacer el recorrido, como consecuencia de las altas temperaturas que se registraban en ese momento, no existiendo otra opción, ya que los otros dos coches iban al completo con personas de pie y no podían subir más.

Al parecer, a los viajeros se les informó sobre la posibilidad de que el último tren que tenía su llegada a la estación de Sutullena pasadas las 23 horas, los pudiera trasladar hasta su lugar destino, circunstancia que no fue posible porque el conductor del convoy había completado ya su horario de trabajo. A las 12 de la noche los viajeros continuaban aún en la estación lorquina sin que nadie les diera una solución. El convoy partió desde Sutullena con más de media hora de retraso. Lo hizo a las 22.48 horas, dejando a 71 personas en los andenes

El problema no solo se registró en Lorca, sino también en el resto de estaciones del recorrido hacia Águilas, donde esperaban el tren otros viajeros, como es el caso de Esparragal de Puerto Lumbreras, Almendricos, Pulpí y Jaravía. Los viajeros eran, sobre todo, jóvenes que viajaban hasta la ciudad costera para pasar la noche.

El ayuntamiento de Lorca puso a disposición de los viajeros dos autobuses para el desplazamiento hacia Águilas, según el concejal de seguridad ciudadana, José Luis Ruiz, quién se personó en la estación del tren para conocer de primera mano la situación de los pasajeros llevando a cabo las gestiones necesarias para garantizar el desplazamiento de las 71 personas que pacientemente llevaban horas esperando, algunas de ellas, con los nervios alterados. Una unidad de la Policía Local trasladó a cuatro viajeros hasta la estación de Jaravía-Pulpí, para no tener que desviar a los autobuses y agilizar el viaje.

Ruiz Guillén ha señalado que "estamos en contacto con el delegado del gobierno en la Región de Murcia, Francisco Jiménez, para llevar a cabo los trámites que sean necesarios para acelerar el proceso de renovación y mantenimiento de una infraestructura vital para la comunicación de los vecinos de Lorca, así como de aquellos otros de localidades próximas y, por supuesto, de los turistas que durante estos días visitan la zona del litoral".

RESPUESTA DE RENFE

Fuentes de Renfe han señalado a esta redacción que en el servicio, fruto de la incidencia, suelen viajar en un día normal entre 50 y 70 personas y que esa noche se superaron todas las previsiones. Recuerdan que la capacidad de los tres coches es de 380 personas entre viajeros sentados y de pie, lo cual y pese a la incidencia, podrían haber viajado con toda normalidad, de no haber sido por la masiva presencia de viajeros. Desde Renfe recuerdan que la compañía refuerza sus servicios siempre y cuando tienen conocimiento de algún acontecimiento excepcional, algo que en esta ocasión no sucedió. Para Renfe no fue una avería sino una alteración en el servicio de refrigeración.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook