08 de agosto de 2019
08.08.2019
Especial
Fiestas de Blanca

El pueblo de Blanca se une en torno a San Roque

La localidad de la Vega del Segura disfruta de sus fiestas hasta el día 16

08.08.2019 | 04:00
La procesión de San Roque tendrá lugar el día 16 de agosto

Este año como novedad se ha convocado un concurso gastronómico en torno al limón.

­Blanca celebra a lo grande sus fiestas patronales en honor a San Roque que se prolongarán hasta el 16 de agosto. Ayer mismo comenzaron a repartirse los libros de las fiestas en el Museo y Centro de Interpretación de la Luz y el Agua, uno por vivienda que se obtendrá presentando el DNI.

Una de las novedades de esta edición es el concurso gastronómico convocado por el Ayuntamiento y que gira en torno al limón. «Corazón de Limón» de la hostelería del municipio, cuyos establecimientos tendrán que confeccionar una tapa libre con la única obligación de que el limón aparezca de alguna manera, con unas gotas, una ralladura, un trozo, un aroma, o algo de este cítrico. El plazo para la votación está abierto hasta el día del concurso (inclusive), que será el 13 de agosto.

Desde 1828

Las fiestas de Blanca en honor a San Roque tienen la peculiaridad de que se celebran en dos momentos diferentes del año. Un primer momento son las Fiestas de Primavera del mes de abril. En ellas se honra al patrón por su intervención para que la epidemia de peste que azotaba al Reino de Murcia a principio del siglo XIX no llegase a Blanca. En agosto, el segundo momento, la población de Blanca felicita al patrón por su onomástica.

En ambos casos la participación de los blanqueños en sus fiestas es muy numerosa, volcándose todos los vecinos en cada uno de los actos programados por la Comisión de Fiestas.

Entre estos actos destacan la Romería a la ermita del patrón en las Fiestas de Primavera y los encierros en los festejos del mes de agosto, que este año serán dos. Durante las aproximadamente cuatro semanas que Blanca dedica a su patrón San Roque, la ciudad se engalana para la ocasión y para hacer las delicias de los miles de turistas que visitan la localidad por estas fechas.

Según parece, el culto a San Roque comenzó en el siglo XIX, concretamente en el año 1828. En esas fechas una terrible epidemia de peste que azotaba al Reino de Murcia, obligó a obispo y Cabildo catedralicio a refugiarse en Blanca del ambiente de la capital, por considerar a este pueblo más al abrigo de la enfermedad. La situación pareció ser tan dramática que los vecinos se encomendaron a San Roque para que intercediera y la epidemia no llegara a Blanca, como así ocurrió. Según la tradición, el patrón había aparecido en el campo. En ese lugar, los habitantes de Blanca levantarían su ermita.

En agradecimiento a San Roque lo nombraron patrón y le prometieron acudir en romería a su ermita el viernes siguiente al Viernes Santo, celebrar una misa en su honor y después, al regreso, llevarlo en procesión por el pueblo. Este es el motivo de las fiestas del mes de abril.

En el caso de las fiestas de agosto, éstas conmemoran el santoral y felicitar al patrón por su onomástica. Así se ha venido haciendo desde entonces prácticamente sin interrupciones, si excluimos los años de la Guerra Civil.

Tras la contienda bélica, en 1941 el Ayuntamiento de Blanca encargó una nueva imagen de San Roque al escultor Federico Coullaut-Valera Mendigutia, quien por medio de fotografías de la anterior realizó la actual talla.

Desde entonces, el pueblo blanqueño felicita y honra a su patrón con la misma o mayor intensidad. En una tradición que cada año está más viva y arraigada en los habitantes de esta localidad de la ribera del río Segura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook