05 de agosto de 2019
05.08.2019
Salud

Más de seis horas para cambiar el pañal sucio a una paciente en un hospital de Lorca

La dirección del Virgen del Alcázar pide perdón a la familia de la mujer y abre una investigación para "buscar las causas de un fallo bastante serio"

05.08.2019 | 04:00
Un joven sostiene en sus manos la reclamación.

Seis horas y cuarto. Es el tiempo que pasó con el pañal sucio una octogenaria ingresada en el Hospital Virgen del Alcázar, en Lorca. Así consta en la reclamación que ha puesto su familia. Los responsables del centro admiten que hubo «un fallo bastante serio» y ya han abierto una investigación para «buscar las causas» del mismo, indican a LA OPINIÓN.

Los hechos tuvieron lugar el pasado sábado, sobre las diez de la mañana, hora a la que esta paciente, de 85 años de edad, se hizo caca. Cuando su hija avisó para que la cambiasen, «me dijeron que no habían acabado de lavar a otros pacientes», escribe la hija de la paciente en el informe de incidencias que rellenó. Y empezaron a pasar las horas. «A las 12.30 aún no habían acabado la primera ronda. A las 14.15 estaban comiendo y hasta que no acabasen no podían. A las cuatro de la tarde me dicen que les faltan unas habitaciones para llegar. Y, por fin, a las cuatro y cuarto de la tarde, le cambian el pañal», continúa.

Se da la circunstancia de que la señora «tiene una úlcera en el glúteo y se llena de caca», detalla la hija de esta mujer. «Es una herida abierta», insiste, preocupada.

La falta de higiene no es el único problema, asegura. «No hay toallas y, cuando pido alguna, tengo que decir para qué la quiero», manifiesta la mujer.

Más cosas. La octogenaria «la medicación que lleva no la puede ingerir, pues no traga», comenta su hija, a lo que añade que «el problema es que me traen las pastillas para que se las tome. Cada vez que las traen, tengo que explicárselo».

Cuando pasó lo del pañal sucio, la octogenaria llevaba dos días ingresada en este hospital, que se presenta en su web como «un referente en la sanidad privada y concertada de la comarca del Guadalentín». La mandaron ahí desde el Rafael Méndez. Ahora su familia quiere que la lleven a otro centro, y también hay trabas.

«Hemos solicitado el traslado. Nos han dicho al Rafael Méndez, pero está saturado y fatal. Nos han dicho que tenemos que ir allí y solicitar el traslado. Nosotros somos de Alhama, aunque mi madre está empadronada en Totana porque está ahí en una residencia, y por eso le pertenece el Rafael Méndez», comenta la hija.

Mª Dolores Lafuente Lafont, directora gerente del Virgen del Alcázar, señaló a este periódico que en la reclamación de esta familia «se han descrito situaciones que, la verdad, es que son un poco imperdonables».

En este sentido, Lafuente Lafont apuntó que se ha detectado «un fallo en asistencia bastante serio», por lo que desde la dirección quieren saber «qué es lo que pasó y cómo podemos solucionarlo». Destacó que se le ha pedido perdón a la familia, dado que «en el tema del aseo, efectivamente, hubo un retraso importante que, para mí, es imperdonable». No obstante, la directora gerente apostilló que «todos somos humanos y podemos tener fallos», y comentó que «la responsable de la planta estaba muy disgustada».

Recordó que estamos en el mes de agosto, y achacó lo ocurrido a «la falta de experiencia de la gente, no a la falta de personal». A este respecto, especificó que hay «personas nuevas en ese ala del hospital», auxiliares de clínica. Pese a todo, insistió en que el tiempo que la señora pasó con el pañal sucio supuso «un disparate de horas». «Además, es una situación bastante dolorosa», al tratarse de una persona mayor y enferma, recalcó Lafuente Lafont.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook