03 de agosto de 2019
03.08.2019
Vecinal

Investigan si en un dúplex de Los Alcázares hay un burdel ilegal

La Policía y la Guardia Civil se ocupan del caso después de que vecinos asegurasen que en la supuesta casa de citas "hay gente sucia y droga"

03.08.2019 | 04:00

La Policía Local y la Guardia Civil investigan si en un dúplex de la urbanización Brisamar, en Los Alcázares, hay instalado un burdel clandestino, indicó a este diario Pedro José Sánchez, concejal de Interior de la localidad costera.

Sánchez recordó que hace poco que él forma parte del equipo de gobierno municipal (antes mandaba el PP, desde el 15 de junio el alcalde es socialista) y que por eso desconoce si hay quejas o denuncias vecinales anteriores a esa fecha. Apuntó que el jueves le hicieron llegar una queja, mediante el administrador-propietario de la comunidad en cuestión, sobre lo que estaba pasando en la vivienda bajo sospecha.

Ahora, señaló el edil, serán los responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad quienes se ocupen de comprobar qué pasa en la casa, que está alquilada, dicen los vecinos. Aun en el caso de que se demuestre que en la vivienda se lleve a cabo trabajo sexual, hay que tener en cuenta que la prostitución en España se encuentra en una situación de alegalidad: no es legal ni ilegal y su ejercicio libre (cuando una persona decide ejercerlo y quedarse con el beneficio) no está penado.

De ahí que, tal y como aseveró Sánchez, los investigadores tengan que mirar otras cosas: corroborar si en el dúplex en el punto de mira hay personas en situación de explotación laboral o sexual, si hay menores de edad o si se trafica con estupefacientes.

El concejal aseguró que no existe ninguna denuncia formal relacionada con este supuesto burdel. Sí ha habido quejas puntuales por trasiego de personas en la urbanización. Fuentes cercanas confirmaron que la Policía nunca ha acudido allí por una reyerta o un incidente de fuerza mayor.

Mientras, los vecinos se quejan y culpan al promotor de las viviendas, pues, según ellos, «fue consciente desde el minuto cero» de que en el adosado que alquilaba iban a poner un prostíbulo.

Una de las vecinas de la zona, que responde a las iniciales Y. O. y prefiere no dar su nombre completo, por temor a represalias, remarcó ayer a LA OPINIÓN que lo que pasa en el dúplex en cuestión es que hay «una casa de citas» en la cual «entra gente del campo sucia y entran moros», dijo textualmente. Asimismo, «hay escándalos, peleas y gente borracha» y, según aseveró, «la Policía lo sabe».

Según Y. O., la gente que sale y entra de la casa fuma porros. «Nosotros desayunamos, comemos y cenamos fuera, en el porche de la casa, y mi hija está todo el día inhalando eso», comentó. Fumar marihuana en casa no es ilegal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook