13 de julio de 2019
13.07.2019
Lorca

Una mesa de trabajo sin políticos para el conflicto del AVE en Tercia

Compuesta por técnicos de Adif, del Ayuntamiento, de la Delegación del Gobierno, de la empresa adjudicataria y de los afectados, se reunirá en septiembre para escuchar las reivindicaciones vecinales

12.07.2019 | 20:53
El delegado del Gobierno se reunió con los afectados.

El delegado del Gobierno en la Región de Murcia, Francisco Jiménez, se comprometió ante los vecinos de la pedanía lorquina de Tercia afectados por el 'Proyecto de construcción de plataforma del Corredor Mediterráneo de Alta Velocidad Murcia-Almería, tramo Totana-Lorca', a tener en cuenta sus reivindicaciones que pasan por eliminar del proyecto los pasos elevados previsto y sustituirlos por inferiores.

En este sentido, según el alcalde de Lorca, Diego José Mateos, se va a constituir una mesa de trabajo integrada solo por técnicos para el seguimiento del proyecto. En el proyecto de Alta Velocidad a su paso por la pedanía de Tercia ya se ha iniciado el proceso de expropiaciones. El delegado del Gobierno, según el portavoz de la plataforma Villaespesa Soterrada, Patricio Gómez, «ha tomado buena nota de la situación, se ha mostrado receptivo con los problemas planteados y está dispuesto a seguir los pasos de su predecesor Diego Conesa». El representante vecinal señaló también que Jiménez ha comprometido su mediación para intentar que, finalmente, se ejecute lo que plantean los afectados.

Para ello, y a propuesta del alcalde de Lorca, Diego José Mateos, se va a crear una mesa de trabajo formada por técnicos con ausencia de políticos. Estaría compuesta por representantes de Adif, del Ayuntamiento de Lorca, de la Delegación del Gobierno, de la empresa adjudicataria del proyecto y de los vecinos. Se reunirán en septiembre para empezar a dar los primeros pasos.

El representante de los afectados recuerda que tanto Tercia como las poblaciones de alrededor que utilizan la misma vía de comunicación tienen un potencial hortofrutícola muy importante con empresas y cooperativas asentadas en la zona que cuentan con más de un millar de trabajadores cada una de ellas.

Gómez recordó que «las puertas naturales de los camiones de estas industrias son las carreteras y las infraestructuras previstas dificultarían el tráfico de los vehículos que a diario transitan por esta zona». Los vecinos comenzaron a movilizarse ante la inquietud de lo previsto inicialmente que contemplaba la construcción de pasos elevados sobre la vía en la Carretera Nueva, Camino de Villaespesa y Camino de Enmedio.

Los vecinos solicitan que sean sustituidos por pasos inferiores bajo la vía lo que, según ellos, produciría un menor impacto ambiental, sería menos costoso para la administración del Estado y afectaría a un menor número de propiedades, sobre todo, viviendas. Piden asimismo que se elimine el paso a nivel de Los Olmillos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook