08 de julio de 2019
08.07.2019
La Opinión de Murcia
Judicial

El acusado de asesinar a su vecino en Molina: "Me alteré más de la cuenta"

Juan del Campo admite que mató de un tiro en la cabeza a Manuel por un tema de lindes, "y reconozco que no tenía que haberlo hecho"

08.07.2019 | 13:45
Juan L. G., en la Audiencia Provincial, donde hoy comenzó su juicio.

Su defensa llega a un acuerdo para que la pena se quede en 15 años de cárcel, aunque ha de celebrarse el juicio

'Juan del Campo' tiene ahora 82 años. Cuando tenía 80, le pegó un tiro a su vecino Manuel L. M. en La Ribera de Molina por un asunto de lindes. Este lunes se sentaba en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Murcia, donde llegaba esposado, cabizbajo, comentando el calor que hacía en los pasillos del Palacio de Justicia. El Ministerio Fiscal pedía, en su primer escrito provisional, para este octogenario una pena de 20 años de prisión por un delito de asesinato con alevosía. La acusación particular solicitaba 25. Con el acuerdo alcanzado con la defensa de Juan, que lleva el abogado Mariano Crevillent, se acordó que la condena se quedase en 15 años. No obstante, se conformó el jurado y empezó la vista.

Juan L. G., cazador y con permiso de armas en vigor (tirador de primera categoría por la AGA de San Javier), fue denunciado en 2016 por el que luego fue su víctima, Manuel, porque le dijo: «Cabrón, hijo de puta, al cementerio no vas a llegar, antes te mato yo, ya vendré con la escopeta, las plantas que estáis poniendo te van a durar poco».

En junio de 2017, por la mañana, Juan avisó a uno de sus vecinos: «Que no te extrañe si mañana oyes que estoy en la cárcel: si no pone (Manuel) las hitas en su sitio, lo tendré que matar». Y por la noche se cometió el crimen. En un bancal. Un solo disparo «certero, a la cabeza, que le reventó un ojo», apuntaba la fiscal. Todo, por una medición, que había hecho un topógrafo, que a Juan no le convencía. Por un asunto de lindes.

Después de disparar a Manuel, camino de su casa y escopeta en mano, pasó por un rocódromo y le dijo a dos escaladores: «Llamad a la Policía o a quien tengáis que llamar, que he matado a un hombre. Decid que estoy en mi casa». Y hasta les facilitó la dirección de su domicilio. Uno de los escaladores llamó al 112. Cuando llegó la Policía, Juan relató que, efectivamente, había matado a Manuel. Entregó la escopeta y fue arrestado. Del Juzgado de Guardia pasó a prisión provisional.

En la Sala, Juan admitió que mató a Manuel sin que éste pudiese defenderse. «Los hechos lo demuestran. Lo acepto», señaló el acusado, que explicó que él es «cazador desde que tenía 14 años».

«Reconozco que en la discusión me alteré más de la cuenta, lo que fuera. Se me disparó la escopeta, yo no sé lo que hice. Pero reconozco que no tenía que haberlo hecho», manifestó el octogenario. Llegó a comentar que «en ese momento fue el demonio» el que actuó. «Pero el demonio no disparó, disparó usted», le espetó la fiscal.

«Señores, yo lo que iba era a cazar conejos. Tenía que ver si en aquel lugar había alguien. Esta persona salió... Hombre, menos mal, tenía gana de verte... una discusión», fue detallando. Tras el crimen «me fui, claro, a mi casa». Al cruzase con los escaladores «aproveché porque yo no sabía ni el número de teléfono» de la Policía. «Oye, chicos, hacedme este favor, porque había pasado esto. Me fui a mi casa y vino a la Policía. Le di un abrazo a mi mujer y le dije 'lo siento, a lo mejor nos separamos pa siempre'. Me metieron en el furgón y me tomaron declaración», enumeró el acusado.

«Me han pasado muchas cosas muy malas en la vida y pensé: ya no tiene solución, esto lo mejor es llamar a la Policía y que haga lo que tenga que hacer», recalcó el hombre, que ofrece a la familia de su víctima, en concepto de indemnización, varias tierras y unos aperos de labranzas.

«Su capacidad mental era perfecta, era plenamente consciente de lo que había realizado», insistió la fiscal sobre Juan. «Aunque vean que el acusado es una persona de edad avanzada, no deben mostrar ninguna compasión. Porque aquí la víctima es Manuel», indicó a los miembros del jurado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook