22 de junio de 2019
22.06.2019
La Opinión de Murcia
EN DIRECTO
LaLiga: Real Madrid - Huesca  | Pole para Bottas en el GP de Emilia Romaña
Salud

Dos cochecitos para los niños del Hospital Rafael Méndez de Lorca

La empresa ATAA Cars los dona para que los menores que tengan que pasar por el quirófano lo hagan de una forma menos traumática

22.06.2019 | 12:18
Los dos cochecitos donados para el Hospital Rafael Méndez de Lorca.
 La empresa aguileña ATAA Cars ha donado al Hospital Universitario Rafael Méndez de Lorca dos cochecitos eléctricos de Pediatría, cuya misión será la de trasladar a los niños que van a ser intervenidos quirúrgicamente desde sus habitaciones hasta el quirófano, según confirmó la directora-gerente del Área III de Salud Catalina Lorenzo. Con esta novedad, los más pequeños podrán pasar a la sala de operaciones de una forma menos traumática, ya que no será necesario que sean transportados en las tradicionales camillas.
 
La intención, según Lorenzo, es que lo pequeños puedan dar ese paso relajados, sin miedo o ansiedad. El hospital de referencia en el Área III de Salud atiende a una población superior a las 170.000 personas de los municipios de Lorca, Puerto Lumbreras, Águilas, Totana y Aledo. Catalina Lorenzo agradece a la empresa aguileña el gesto que ha tenido, y recuerda que algo similar realizó también la empresa en el Hospital Infantil de la Arrixaca, en Murcia, donde se donaron seis coches eléctricos y una moto.
 
Las principales intervenciones que se suelen realizar a niños en el hospital lorquino son las relacionadas con apendicitis, fimosis o cirugía mayor ambulatoria que requieren la entrada a un quirófano y precisan de anestesia. 
Lorenzo reconoce que ''el quirófano es un lugar frío y normalmente los niños entran asustados'', añadiendo que ''haciéndolo en estos cochecitos se sentirán mucho más tranquilos''.
 
 El número de niños que frecuentan el hospital Rafael Méndez, según su directora-gerente, no suele ser muy elevado, señalando que ''en la planta de hospitalización, el número depende de la época del año''. Lorenzo indica asimismo que ''cuando más hay es a finales de diciembre o principios de enero debido a los catarros y sobre todo los menores de dos años que sufren episodios de bronquitis o requieren el ingreso hospitalario para su recuperación''.

Llevar a los menores en un coche eléctrico que pueden conducir ellos o que van dirigidos con un mando reducirá los traumas psicológicos, haciendo que no le tengan miedo al hospital y les genere buenos recuerdos, según afirman distintos profesionales médicos. 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook