11 de junio de 2019
11.06.2019
La Opinión de Murcia
Pliego

La Calle del Agua quiere recuperar sus corrillos y ser "un lugar de vida"

El Ayuntamiento empieza las obras en la vía, donde pondrá flores y zonas de sombra nuevas

11.06.2019 | 04:00
Estampa de antaño, de vida bulliciosa, que el Consistorio querría recuperar.

El Ayuntamiento de Pliego, mediante la subvención concedida por el Programa de Desarrollo Rural de la Región de Murcia 2014-2020, 'Paisaje-Patrimonio', tiene previsto el inicio de las obras de actuaciones en la Calle del Agua con la finalidad de promover la recuperación de este espacio urbano para la población, y recuperar de la memoria colectiva el importante patrimonio que se originó en la Calle del Agua a partir de la conducción del agua por la acequia Madre de Los Caños desde la Fuente de los Caños hasta la Balsa de los Caños.

Un recorrido declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de sitio etnográfico en el año 2011, en reconocimiento del patrimonio material e inmaterial que alberga, que necesita de actuaciones que recuperen la importancia vital que tuvo este lugar hasta los años ochenta, cuando la actividad económica desaparece al parar las máquinas de la Almazara Santiaguista y la Almazara de Julio y el Molino de Francisco el Molinero. Una transformación que no solo afectó a la memoria colectiva asociada al trabajo, sino también a la vida cotidiana.

Esta vía en cuestión es hoy en día «un espacio de vida que progresivamente ha perdido su vitalidad, convirtiéndose en un lugar de paso, que no invita a permanecer», señalan fuentes municipales. La idea es recuperar la esencia de este «lugar de vida», para que vuelva a brillar, con sus corrillos vecinales, sus griteríos y sus señoras que toman el fresco de noche en verano. Una apuesta por la vida en bruto.

El interés de este proyecto, con el que se busca la recuperación de un espacio con la finalidad de su uso, convirtiéndose en un remanso de tranquilidad que anime a sentarse y volver a conversar, a disfrutar de lugares que contiene la parte principal de la memoria colectiva de la historia y la cultura de Pliego, porque «todo lo que conforma la identidad local nació y sucedió en el entorno de la Calle del Agua», tienen claro desde el Ayuntamiento.

Con esta finalidad se han diseñado zonas de descanso con ornamentación floral y la instalación de construcciones bioclimáticas que recreen la imagen desaparecida de un paisaje urbano de agua-vegetación, para motivar a los que viven y transitan la Calle del Agua a una nueva ocupación.

Pero, sobre todo, el proyecto centra la colocación visible de antiguas fotografías que interpreten y den lectura a la vida en la Calle del Agua, explicando un patrimonio material e inmaterial que, aunque desaparecido en la vorágine del crecimiento urbano, permanece en la memoria colectiva de toda esta comunidad, que recuerda el uso racional del agua a través de la red de acequias, de las construcciones hidráulicas de molinos harineros, de fuentes y pilones, de abrevaderos y lavaderos y de la enorme balsa de riego que creo paisajes de huerta más allá de los aledaños de la Calle del Agua. La recuperación de lo que fue ya está en marcha.

Entonces no había teléfonos inteligentes. Desde el Ayuntamiento se recuerda que antaño «todo sucedía en torno a este enclave». Así, «la gente recuerda a vecinos, amigos y familiares haciendo corros contando noticias, intercambiando informaciones de sucesos, fomentando los contactos personales y los encuentros, creando relaciones o formalizándose noviazgos, a niños jugando con el agua o a mayores conversando en las noches de verano o tomando el sol de invierno», apuntan, con nostalgia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook