04 de junio de 2019
04.06.2019
La Opinión de Murcia
Judicial

Los dos acusados de apuñalar a un joven en Año Nuevo en Totana seguirán en prisión

Es la segunda vez que Daniel y Lenin piden salir de la cárcel y el Juzgado se lo deniega: ve riesgo de fuga

04.06.2019 | 10:12
Sangre de Carlos salpicando un coche aparcado en la calle en Totana.

No han cambiado las circunstancias que motivaron su ingreso en prisión preventiva, así que ahí seguirán. Es lo que considera la magistrada titular del Juzgado de Instrucción Nº 4 de Totana, que mantiene en la cárcel, a la espera de juicio, a los dos acusados de apuñalar a un joven en Año Nuevo.

Los sospechos, Daniel G. F. y Lenin W. G. F., ya pidieron en marzo salir de prisión, sin éxito. La jueza sigue estimando que hay riesgo de fuga. Y lo ve por "la gravedad de los hechos y la consiguiente pena a imponer, unida a la situación irregular en el territorio nacional, sin arraigo al haber llegado apenas seis meses antes del acaecimiento de los hechos, riesgo que se mantiene, máxime cuando se encuentra próximo el enjuiciamiento", se lee en el auto.

Cuando se entregó en el cuartel de la Guardia Civil, horas después del crimen, Daniel G. F. ya admitió su culpa. Había sido él quien, de madrugada, asestaba una decena de cuchilladas a Carlos Rodrigo M. V., de solo 18 años, tras perseguirlo desde un parque hasta la calle Mayor Triana. Tras dejarlo tirado en un charco de sangre, escapó, y permaneció escondido hasta que, pasadas las nueve y media de la noche, optaba por entregarse a los investigadores.

En su declaración ante la jueza, Daniel G. F. intentó alegar al principio que actuó en defensa propia, ya que, según dijo, Carlos Rodrigo le habría atacado primero, con una botella de cristal.

Insistió en que, tras recibir el botellazo en la cabeza, fue a su casa a cambiarse y entonces cogió el cuchillo. Al igual que ya habían contado a la Policía Judicial los amigos de la víctima, el agresor confeso afirmó ayer que se dedicó a buscarle por el pueblo, hasta que lo encontró en un bar. Comenzó otra trifulca. Sacó el arma blanca y le acuchilló, señaló. Luego especificó que no lo había hecho a propósito. A preguntas del abogado de la acusación particular, el conocido penalista murciano Raúl Pardo-Geijo, Daniel G. F. argumentó que su mala relación con Carlos Rodrigo venía de atrás: de hecho, contó que atacó al chico con el cuchillo porque, según él, le había robado. Pero no aquella noche: cinco meses antes.

"Me dice, con la mano, que han sido dos", aseguraba Raquel Villalba, madre del joven acuchillado. Se refería a los gestos que, desde su cama del Virgen de la Arrixaca, le hacía su propio hijo, cuando seguía en Cuidados Intensivos. Y ese segundo resultó ser Lenin. En su caso, a la hora de salir de la cárcel, la jueza sí estima que "lleva varios meses en prisión; ausencia de indicios de criminalidad al existir como única prueba la declaración del denunciante; e inexistencia de riesgo de obstrucción a la justicia, ni de fuga, ni de reiteración delictiva".

"Sin embargo, el tiempo transcurrido o que vaya a transcurrir hasta el enjuiciamiento no puede ser un criterio a valorar para decidir sobre el mantenimiento de la medida impuesta", remarca el auto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook