21 de mayo de 2019
21.05.2019
Tribunales

"Mejor que me lleves cerveza a la cárcel que flores al cementerio"

Es el mensaje que mandó a una amiga Juan 'El Orejas', el acusado del doble crimen de Caravaca de la Cruz, que cuenta al tribunal que pidió prestada la escopeta "para asustar a este hombre", pero no para disparar a nadie

21.05.2019 | 11:48
"Mejor que me lleves cerveza a la cárcel que flores al cementerio"

"En cualquier callejón me salía, se tiraba a por mí: hijo puta, te mato", asegura que le decía el hombre al que disparó

Juan A. A., alias 'El Orejas', explicó este martes, en su declaración en el juicio que se sigue contra él en la Audiencia Provincial de Murcia por matar a tiros a una pareja en Caravaca de la Cruz, que a la víctima masculina, a quien conocía, "yo no tenía pensado darle muerte".

A J. N., el hombre fallecido, lo conocía "hace ya tiempo. Desde joven empecé con su amistad, estuvimos una temporada peleados y después por trabajo empecé a juntarme de nuevo con él", comentó. Hasta que volvieron a tener conflictos. El acusado subraya que tanto él como su familia sufrían amenazas constantes por parte del vecino al que acabó matando. "En cualquier callejón me salía, se tiraba a por mí: hijo puta, te mato", aseveró.

A Encarnación, la mujer asesinada, 'El Orejas' no la conocía, solo "él me contaba que de vez en cuando venía una mujer de Almería para estar con él", destacó en su declaración.

"Yo no tenía pensado darle muerte. Yo llegué ahí a su casa. El día antes llega él a la huerta que tiene mi padre, buscándome. Se baja del coche, estaba la valla cerrada y dice 'que te mato'. A mi padre también lo amenaza de muerte", aseguró el acusado.

"Y mi padre: 'Juanico, que nos mata este hombre, que tú sabes lo loco que está, que le pegó una paliza a su suegro'... mi padre estaba llorando", detalló el procesado, que afirma que "había estado antes en la Guardia Civil y no me habían dado ayuda, me decían que ellos no tenían que ser mis guardaespaldas".

"Le dije a Dionisio (otro de los procesados, el que le prestó la escopeta) que tenía problemas, que me dejara la escopeta. Ni él me preguntó ni yo tampoco", indicó el acusado, a preguntas de la fiscal.

"Otra vez me la dejó para la huerta, porque estaban entrando jabalíes", rememoró. En esta ocasión le entregó el arma "en un saco", donde, además, iba la munición, concreto. Dijo que quería la escopeta "para asustar a este hombre", no para acabar con su vida.

El día del crimen, afirmó, el difunto le dijo "hijo de puta, te voy a matar, te mato, ya es la tuya". "Entonces sí cargo la escopeta, me da miedo. Al volver, le pego el primer disparo y no le da. Entonces él se viene hacia mí", precisó el acusado.

A la mujer "la había oído hablar", aunque aún no la había visto. "Yo disparo primero a él, entonces ella se va para su coche. Sabía que ella había matado también a su marido y posiblemente podría llevar armas en el coche. Ella empezó a chillarme: 'si no me matas, te delato'. No sé exactamente dónde le disparé. Cerca sí sé que fue", especificó.

Después de matar a la pareja "me fui para la huerta. Dejé la escopeta escondida en el campo y me fui a casa de mis padres".

Más de medio siglo de cárcel suman las penas que el Ministerio Público pide para Juan, Dionisio y el hermano de este ultimo, Demetrio, que es el único de los tres acusados que está en libertad. Demetrio solo se enfrenta a un cargo por tenencia ilícita de armas. En el caso de Dionisio, podría pasar más de veinte años en prisión si queda demostrado que, cuando le dejó la escopeta a Juan, conocía sus intenciones de matar a J. N.

"Mejor que me lleves cerveza a la cárcel que flores al cementerio". Es lo que escribió 'El Orejas' en un mensaje de móvil a una amiga suya. Lo admitió. Alega que fue todo por los problemas que acarreaba con J. N. Al que acabó matando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook