20 de mayo de 2019
20.05.2019
La Opinión de Murcia
Justicia

El fiscal afirma que no hay legítima defensa en el crimen de la pareja de Caravaca

La abogada del acusado principal asegura que su cliente cometió el crimen como reacción instintiva al ver que el primero llevaba un objeto en sus manos, lo que le hizo temer por su vida

20.05.2019 | 17:01
Un momento del juicio.

La muerte violenta de una pareja en Caravaca en abril de 2016 a manos, presuntamente, de Juan A.A., apodado como 'El Orejas', con la cooperación necesaria de Dionisio V.T., que fue quien proporcionó la escopeta empleada para ello, fue "alevosa", ya que las víctimas "no pudieron defenderse, ni huir ni pedir ayuda, y no existe legítima defensa".

Así de contundente se ha expresado la representante del Ministerio Fiscal, en la primera sesión del juicio que se celebra, desde este lunes y con Jurado Popular, en la segunda sección de la Audiencia Provincial contra tres individuos acusados de matar uno de ellos a la pareja, con la cooperación de un segundo, que fue el encargado de facilitar el arma homicida, y el hermano de este Demetrio V.T., al que se le imputa tenencia ilícita de armas. Para todos ellos, la fiscal pide penas que suman más de medio siglo de cárcel.

La fiscal considera que los hechos son "irrefutables" y señala a Juan A.A. como el autor material de la muerte de la pareja "con una escopeta de dos cañones que les dio muerte".

Acusa, igualmente, a Dionisio V.T. de "proporcionarle la escopeta, que guardaba en la vivienda de su hermano, Demetrio V.T., junto con dos armas cortas más", razón por la que la fiscal acusa a este último de tenencia ilícita de armas, con el añadido de que ninguno de ellos tenía licencia.

Además, al día siguiente de ocurrir sendos asesinatos, Juan A.A. se desplazó hasta la casa de los hermanos Demetrio y Dionisio y les dijo que "la había liado y matado a dos personas", por lo que son hechos que "nadie va a poner en duda; todo está claro".

La letrada de Juan Á.Á., el hombre al que se juzga en la Audiencia Provincial de Murcia por la muerte a tiros de los miembros de una pareja, hechos ocurridos hace ahora tres años en un paraje rural de Caravaca de la Cruz, ha pedido su absolución al señalar que actuó en legítima defensa.

Esta sesión de la vista oral que comenzó el pasado viernes con la selección de los integrantes del jurado popular que juzgará los hechos, ha estado dedicada al planteamiento de las cuestiones previas, al planteamiento de sus posiciones por las acusaciones y las defensas y a la lectura de los escritos de todas las partes.

La defensa del principal acusado sostiene en su escrito de calificación los hechos que Juan admitió desde el primer momento ser el autor de los disparos que acabaron con la vida de J.N. y de la pareja de este, E.T., pero que lo hizo como una reacción instintiva al ver que el primero llevaba un objeto en sus manos, lo que le hizo temer por su vida.

De manera subsidiaria, la defensa solicita que de ser hallado culpable del doble crimen, se le aplique la atenuante de confesión de los hechos como muy cualificada.

Tanto la fiscal del caso como las dos acusaciones particulares que defienden a los hijos que cada una de las víctimas tuvo en anteriores matrimonios, se han opuesto a la estimación de la circunstancia eximente de legítima defensa.

Para ello, han expuesto, sería preciso que hubiera existido un ataque previo ilegítimo y que el medio utilizado para repelerlo hubiera sido proporcional.

Esas circunstancias no se dan en este caso, ya que, según las acusaciones, el procesado aguardó la llegada de la pareja a su vivienda armado con una escopeta de caza, con la que disparó en primer lugar, a una distancia no superior al metro y medio, al varón, produciéndole una lesión en el pecho, y después, a su pareja, a la que disparó por la espalda.

También se han opuesto a que se tenga en cuenta la atenuante de confesión de los hechos, ya que, como ha explicado la representante del ministerio público, cuando admitió ante la Guardia Civil lo ocurrido, la investigación ya estaba en marcha.

Por su parte, el letrado de los otros dos acusados, los hermanos Dionisio V.T. y Demetrio V.T., dueños del arma con la que se cometió el doble crimen, ha asegurado que a lo largo del juicio se acreditarán que estos desconocían lo Juan Pensaba hacer con ella cuando llegó a su domicilio, en Cartagena, para pedírsela.

De hecho, ha añadido, en ocasiones anteriores ya les había hecho la misma petición, ya que quería utilizarla para cazar.

Las acusaciones sostienen que los hechos presuntamente cometidos por Juan Á.Á. son constitutivos de dos delitos de asesinato y un delito de tenencia ilícita de armas, ya que en el registro efectuado en el domicilio de los otros dos acusados se encontraron, junto con la escopeta, otras dos armas de fuego.

La vista oral continuará este martes con la declaración de los tres acusados, a la que seguirá la de los primeros testigos, entre los que se encuentran los dos hombres que descubrieron los cadáveres tendidos en el suelo en la puerta de su vivienda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook