19 de mayo de 2019
19.05.2019
La Opinión de Murcia
Polémica

El Consistorio de Beniel 'privatiza' a su Policía al contratar a vigilantes

La alcaldesa indica que se tuvo que llegar a esta solución porque los agentes "se niegan a hacer refuerzos" y afirma que es todo una cuestión económica

19.05.2019 | 04:00
Agentes de la Policía Local protestan en uno de los últimos Plenos celebrados en Beniel.

El Ayuntamiento de Beniel ha recurrido a seguridad privada que llegó a «cortar y regular el tráfico», denuncian policías locales afectados. La alcaldesa, la socialista Mª Carmen Morales, reconoce que se contrató a estos vigilantes, pero asegura que «no se ha incurrido en ninguna ilegalidad».

La regidora considera que su pueblo «no tiene carencia de efectivos», ya que, afirma, hay 21 agentes trabajando «en un pueblo de 11.000 habitantes». «Sí hay un problema, que es que la Policía no lleva a cabo refuerzos porque no están conformes con el precio» que se abona por ello. De ahí, concreta, «la seguridad que se contrató» en Semana Santa, la cual no fue, asegura Morales, «para regular el tráfico», sino «para llevar a cabo un control de las calles que estaban cortadas». «No se usurpó la labor de la Policía Local», considera la alcaldesa. Algo con lo que no están de acuerdo los municipales: 'La seguridad pública no se privatiza, no a la usurpación de funciones', se leía en la pancarta que vienen exhibiendo en los Plenos en los que muestran su descontento con la situación existente.

La regidora socialista no entiende las quejas de los agentes cuando cobran «200 euros por las ocho horas de un refuerzo», dice. Aunque, cuando afirma eso, «falta a la verdad», subrayan los afectados: no es un problema de dinero, es un problema de que «no se cubre el mínimo de refuerzos necesarios y faltan efectivos».

Mientras, desde la plantilla, que está en pie de guerra ante la falta de acuerdo, explican que al menos faltan seis agentes: que hay cuatro fuera del pueblo, en comisión de servicio (están trabajando en otra localidad, aunque pertenecen al Consistorio de Beniel), otro que se jubiló y otro que perdió la condición de funcionario por problemas personales.

Los agentes señalan que la contratación de vigilantes fue «la gota que colmó el vaso». «Estamos desbordados, no ha pasado nada porque Dios no ha querido», remarcan los afectados. «Lo único que queremos es que se solucione el déficit de plantilla, que saquen plazas y que se sienten con nosotros a negociar», aseveran al respecto.

Beniel es un municipio limítrofe con la Comunidad Valenciana que cuenta con una extensión de unos 10 kilómetros cuadrados. Celebra su día grande en febrero, con la Candelaria. Ya entonces coleaba este problema y, según dicen los afectados, hubo déficit de agentes en aquel festejo. «Se pone en peligro nuestra propia seguridad», destacan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook