17 de mayo de 2019
17.05.2019
Penitenciarías

Un violento 'alunicero' preso siembra el pánico entre los muros de Campos del Río

Lleva tres meses en la cárcel murciana y ya ha dado una paliza a otro reo y amenaza a diario a los funcionarios, que suplican que se lo lleven a otra prisión

17.05.2019 | 04:00
Alambres en la cárcel, en una foto de archivo.

Hace unas semanas, un interno de Campos del Río acababa en la enfermería tras ser objeto de una brutal paliza por parte de un compañero. Ambos reclusos, víctima y agresor, se encontraban en el módulo de aislamiento. El episodio violento se produjo cuando coincidieron en el patio, donde salen de tres en tres. El atacante se lío a puñetazos contra el otro reo, al que llegó a hacer una brecha en la frente que requirió de puntos.

Este sujeto, de 28 años de edad, está, desde entonces, sembrando el pánico en la prisión, aseguran fuentes cercanas. No solo se mete con sus compañeros, los otros reclusos, sino que amenaza de muerte prácticamente a diario a los funcionarios que trabajan en la prisión. Hace destrozos, se niega a regresar a su celda y está generando «un clima insoportable», indican las fuentes.

Se da la circunstancia de que el agresor es un conocido 'alunicero'. Por su carácter agresivo y su abultado historial de agresiones a otros internos y a funcionarios, no permanece más de seis meses en la misma penitenciaría: lo van cambiando de cárcel. Encerrado en la prisión más grande de la Región lleva apenas tres meses y los trabajadores ya quieren que se vaya.

Al individuo en cuestión, como castigo, se le cambia de galería dentro de lo que es la zona de aislamiento. Esto, se endurecen sus condiciones. Por ejemplo, pasa a un régimen donde tiene prohibido fumar y salir al patio de forma temporal. Pero esta medida no dura más de tres días, señalan las mismas fuentes.

La situación es grave hasta el punto de que este sujeto tiene que estar completamente a solas, por la seguridad del resto. Esto ha dado lugar a que, por ejemplo, a una interna de primer grado se la haya tenido que instalar a un módulo de mujeres de vida ordinaria. Hacer esto podría comprometer el bienestar de otras reclusas: la interna en cuestión estuvo en Campos del Río en tiempos y de hecho fue cambiada a otra penitenciaría por delitos cometidos entre rejas.

Preguntado por este asunto, el secretario de Organización nacional de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip), Fran Mauri, exigió que haya «una mesa de negociación» con Instituciones Penitenciarias para abordar este asunto y muchos otros que tienen en jaque al sector. Y es que, afirma, sigue existiendo un déficit de personal preocupante que, a juicio de Acaip, el Ministerio no soluciona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook