15 de mayo de 2019
15.05.2019
Podemos

Cristina Navarro: "Los hombres hacen política para hombres"

Soy "muy peleona", reconoce, lo que le llevó a luchar como sindicalista en un almacén de tomate y, de ahí, dar el salto como candidata

15.05.2019 | 04:00
Cristina Navarro se define como una "mujer peleona" que conoce y quiere a su pueblo, Mazarrón.

Número 1 por Podemos al Ayuntamiento de Mazarrón

Cristina Navarro tiene 47 años y es natural del Mazarrón, soltera y sin hijos «por convicción propia», siempre ha sido «muy peleona», lo que la ha llevado de defender los intereses de sus compañeras en un almacén de manufactura de frutas y hortalizas a optar a la alcaldía de su pueblo. «Yo tengo genio, ¿sabes?», afirma con una media sonrisa mientras explica que ella nunca pensó en hacerse política, pero tras terminar la EGB y ponerse a trabajar en un almacén de tomate en Mazarrón, había «muchas cosas que no veía bien» y se quejaba mucho a sus delegadas sindicales, que le decían que se hiciera sindicalista y peleara ella por lo que quería.

La gota que colmó el vaso, explica Cristina, fue una mañana como otra cualquiera, en la que desenchufó su máquina a la hora que marcaba el reloj de fichar en lugar de esperar a que lo hiciera el encargado, cansada de que éste apagara las máquinas 3 ó 4 minutos después de la hora fijada para salir y les hiciera perder más de 10 minutos de su tiempo de almuerzo. «Empezó a gritarme y me dio mucha vergüenza. Ninguna compañera me apoyó ni vino a calmarme pese a que tuve que ir a tomarme una pastilla para los nervios. Pero cuando volví de comer, le dije que yo iba apagar la máquina a la hora que marcaba el reloj de fichar. Conmigo dio con hueso», señala con firmeza.

Según relata, en el campo y en las fábricas existe todavía «esa política de sacarle el pringue a los trabajadores a base de gritos, sobre todo a las mujeres», algo que la subleva y por eso, en ese momento, decidió hacerse delegada sindical.

Empezó por exigir cosas pequeñas para sus más de 200 compañeras, como el cumplimiento de horarios para que las madres pudiesen salir a recoger a sus hijos del colegio, hasta llegar a poner en marcha, no hace mucho, un Plan de Igualdad en su empresa.

Las grandes políticas nacionales se olvidan de lo que realmente preocupa a la gente, y sobre todo a las mujeres, ha comentado Navarro, quien aboga por que las mujeres cojan las riendas de la política si quieren que se las tenga en cuenta, ya que «la mayor parte de la política la hacen los hombres pensando en los hombres y para los hombres».
A su juicio, los políticos hablan muchas veces para académicos, algo, que según dice, «le pasa al líder de Podemos, Pablo Iglesias», por lo que en muchas ocasiones ha aconsejado al secretario regional del partido, Oscar Urralburu, que: «hablen para que lo entienda mi madre, porque eso da cercanía».

Si llega a la alcaldía será la segunda mujer en regir el consistorio mazarronero, tras la 'popular' Alicia Jiménez, pero para ello tendrá que conseguir gran parte de los 21 concejales en pugna, de los que, «siendo optimista, obtendría dos», ha dicho.

No obstante, tiene que claro que las prioridades de su pueblo son poner en marcha un Plan General de Ordenación Urbana para potenciar el turismo en el municipio, sobre todo el canino, y un polígono industrial para dar empleo, siempre «escuchando a los distintos sectores y sus necesidades».


Entró en política "para cambiar pequeñas cosas que son importantes"

  • Tras un tiempo como delegada en su empresa de UGT, sindicato que compartía sede con el PSOE en Mazarrón, a Cristina le empezó a interesar la política, precisamente, para «cambiar pequeñas cosas que son muy importantes para la gente, sobre todo para las mujeres». Empezó a militar en el PSOE, de cuyo comité regional llegó a formar parte, pero dejó la formación tras «comprobar que los intereses particulares y de partido estaban por encima de los de la gente», y recaló en Podemos, donde se siente «valorada y respetada, pese a no tener estudios». «En política prima la gente con estudios pero para ser alcalde no es necesario un título, hay técnicos para hacer los proyectos importantes. Lo que hay que saber es gestionar y yo llevo gestionando muy bien mi vida desde hace muchos años», dice Cristina, quien se siente «muy capaz de ser una buena alcaldesa» porque: «conozco mi pueblo y lo quiero».
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook