07 de mayo de 2019
07.05.2019
La Opinión de Murcia
Especial Renacimiento de Lorca

Fulgencio Gil: "Los lorquinos somos protagonistas de un episodio memorable, que ha quedado impreso con orgullo en la historia de la ciudad"

07.05.2019 | 04:00
Fulgencio Gil: "Los lorquinos somos protagonistas de un episodio memorable, que ha quedado impreso con orgullo en la historia de la ciudad"

­Cuando se van a cumplir ocho años de los devastadores terremotos que cambiaron el rumbo de la ciudad de Lorca, el alcalde, Fulgencio Gil, hace balance de lo que ha sido el proceso de recuperación con la mirada puesta en el futuro de quienes confían en la Lorca del siglo XXI, cuyos resultados ya han empezado a dar sus frutos.

¿En qué momento se encuentra Lorca?
La ciudad está viviendo unos años clave. Todos tenemos en mente las dificultades que hemos atravesado a lo largo de los últimos tiempos por culpa de las catástrofes naturales que nos han golpeado con fuerza, los efectos de la peor crisis económica y laboral que se recuerda y los problemas financieros a los que hemos tenido que hacer frente desde el Ayuntamiento. Sin embargo, este escenario ha quedado atrás. Ha sido el esfuerzo de los lorquinos el factor determinante que nos ha permitido salir adelante, con más fuerza que nunca.

El objetivo principal que vamos a desarrollar durante los próximos cuatro años será la revolución cultural y social del municipio, una vez que los lorquinos hemos culminado con éxito el proceso de reconstrucción del municipio. De forma paralela a este nuevo proyecto que centrará la actuación desde el Ayuntamiento, completaremos la construcción de las infraestructuras de servicios y comunicaciones cuya financiación tenemos garantizada gracias al esfuerzo del Gobierno Regional de Fernando López Miras.

Este cambio ha sido posible gracias a que la gente de Lorca ha apostado por nuestra ciudad y en lugar de rendirse, ha redoblado esfuerzos para levantar el municipio. Cada vez que un comerciante subía su persiana, cada vez que un maestro iniciaba sus clases y cada vez que nuestros autónomos madrugaban para trabajar, Lorca estaba dando un paso más para su reconstrucción. Los lorquinos somos protagonistas de un episodio memorable, que ha quedado impreso con orgullo en la historia de nuestra ciudad.

Después de tanto esfuerzo, con el final de las obras de las 232 viviendas que componían el Barrio de San Fernando, Lorca da por completado su proceso de reconstrucción. Volver a levantar este barrio, el único que tuvo que ser derribado por completo tras los terremotos de 2011, constituye uno de los procesos de gestión, coordinación y trabajo conjunto de administraciones públicas y vecinos que estoy seguro de que se estudiarán como modelo a seguir ante situaciones similares.

Estamos hablando de la reconstrucción total de un barrio integrado por bloques de pisos que sumaban en total 232 viviendas, que tuvieron que ser derribadas a consecuencia de los graves daños que los terremotos causaron en su estructura. Los lorquinos, y de forma muy particular los vecinos de este barrio, tuvimos que trabajar de forma muy intensa para lograr que se derribaran los antiguos edificios, y hemos logrado ir superando etapas, encontrando soluciones ante todas y cada una de las problemáticas que han ido surgiendo por el camino.

Desde la culminación de un acuerdo entre los propietarios, hasta el inicio de las obras de los bloques de viviendas, pasando por la obtención de la financiación necesaria para las obras de urbanización, todos hemos permanecido unidos hasta llegar al punto en el que nos encontramos. Echando la vista atrás no solo hemos de ser conscientes del tiempo transcurrido, sino de todo lo que hemos sido capaces de conseguir.

¿Cómo se encuentra el patrimonio monumental actualmente?
Lorca cuenta con un verdadero tesoro artístico y monumental, constituido por las decenas de monumentos que integran el patrimonio de nuestra ciudad, y que suponen un verdadero orgullo para todos, además de un atractivo turístico y cultural de máxima relevancia. A día de hoy el estado de nuestros monumentos, tanto iglesias como edificios civiles, es probablemente el mejor de la historia. Hemos tenido la capacidad de transformar la necesidad de reconstruir en virtud de impulso y mejora, y el ejemplo de nuestro patrimonio es, probablemente, el más destacado de cuantos podemos encontrar.

Hemos de recordar que los terremotos de 2011 dejaron nuestro patrimonio gravemente dañado y todos teníamos como referencia cara al futuro lo que había sucedido ante catástrofes similares, como el caso de la ciudad italiana de L'Aquila. No queríamos que aquí pasara lo mismo, teníamos que recuperar nuestro esplendor, y lo hemos conseguido.

Pasear hoy por Lorca, y disfrutar de nuestros monumentos, es un verdadero orgullo. Después de ver cómo afectaron los seísmos al Palacio de Guevara, San Patricio, Huerto Ruano, Teatro Guerra, Santo Domingo, San Francisco, o al castillo y a nuestro Santuario Patronal, se nos presentaba una ingente tarea de recuperación. Ahora tenemos la oportunidad de coger a nuestros hijos, llamar a nuestros amigos o invitar a conocidos de fuera de nuestra ciudad y enseñarles lo que hemos sido capaces de hacer juntos. Entrar hoy, por ejemplo, al templo de San Patricio, nuestra auténtica Catedral lorquina, y mostrar su estado, es una gran satisfacción.

Hemos apostado también por aprovechar al máximo el Plan Director para la Recuperación del Patrimonio, una herramienta que nos ha guiado a lo largo de todo este proceso, gracias al apoyo especialmente de nuestro Gobierno Regional, presidido por Fernando López Miras. Así, estamos decididos a recuperar algunos inmuebles que contienen un interés sobresaliente. Tenemos el caso del Molino del Escarambrujo, donde vamos a ubicar un espacio museístico.
Es una de las construcciones más importantes que alberga el municipio dentro del legado patrimonial hidráulico.

Vamos a rehabilitarlo y a ponerlo a disposición de todos los lorquinos. Será un espacio abierto y de encuentro cultural, ejemplo de nuestra Cultura del Agua. Los lorquinos cuidamos el agua como nadie, de hecho la historia de Lorca está determinada por la lucha por el agua, lo que se ha plasmado en múltiples infraestructuras que nos permiten aprovechar hasta el más mínimo recurso disponible, mimando cada gota de agua. Somos conscientes de lo que realmente vale y eso es algo que tenemos marcado en nuestro ADN, por lo que el complejo del Molino del Escarambrujo ejemplificará mejor que cualquier otro elemento, los ingenios que hemos sido capaces de desarrollar para beneficio de nuestra agricultura, y, en general, de nuestro modo de vida.

La finalidad de la restauración integral es la de establecer un espacio polivalente que contará con un gran salón capaz de acoger la celebración de eventos culturales, festivos y sociales de cualquier tipo. Se acometerá, además, la musealización de los molinos de acero y cubo, y se aprovecharán los elementos vegetales del exterior para la definición de un jardín botánico visitable, así como una huerta mediterránea.

A la extensa lista de elementos de nuestro patrimonio que estamos recuperando se va a unir, además, el Coso de Sutullena. Este proyecto, ya en marcha, supera una mera rehabilitación. Se trata de un ambicioso proyecto que tiene por objetivo convertir la antigua plaza de toros en una herramienta a disposición de la dinamización cultural, social y de ocio de nuestra ciudad. La plaza es un símbolo, es un monumento, pero ahora va a ser un espacio polivalente que multiplique la agenda cultural y enriquezca iniciativas de gran valor.

Lorca va a disponer de una oferta pionera a nivel nacional, ya que cualquier persona que quiera contemplar un espectáculo en este Coso tendrá la oportunidad de venir a la ciudad cómodamente en tren, comer en los restaurantes de la propia plaza y, además, acceder después a disfrutar de los respectivos conciertos, eventos deportivos o corridas de todos. Todo ello sin necesidad de desplazarse a otro sitio, sino de forma cómoda y aprovechando el tiempo.

El Coso de Sutullena va a destacar por su polivalencia, albergando hasta cuatro espacios de distintos tamaños que se podrán destinar tanto al comercio como a la hostelería; los mismos podrán hacer uso del ruedo, lo que incrementará su atractivo, pero también facilitará su uso por lorquinos y la visita por parte de turistas. El acceso se podrá realizar directamente desde el exterior con la particularidad de que se aprovechará la propia estructura de la plaza para incrementar el atractivo de los locales, en los que habrá un ventanal que dará directamente al callejón. También estarán conectados entre ellos a través de un anillo circular.

En la transformación se pretende musealizar parte del coso, ofertando la visita a la capilla o la enfermería, entre otros espacios de valor. También se habilitará una pasarela sobre los toriles para que los aficionados puedan acudir a contemplar los ejemplares que serán toreados previamente a la corrida. El Club Taurino de Lorca también contará con un local permanente para sus actividades y reuniones.

Entre las mejoras destacan las medidas de seguridad y accesibilidad, la habilitación de camerinos y la preparación de todos los sistemas tecnológicos pertinentes para la realización de eventos musicales, culturales o deportivos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas