07 de mayo de 2019
07.05.2019
La Opinión de Murcia
Especial Renacimiento de Lorca

Arquitectura monumental en armonía con el entorno

07.05.2019 | 04:00
Plaza de España, con el Ayuntamiento de fondo

­La Plaza de España de Lorca es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad y que mayor número de visitantes recibe a lo largo del año por la monumentalidad del entorno y por el significado que encierra. A ella se abren monumentos de la talla de la Colegiata de San Patricio, el Ayuntamiento, las Salas Capitulares de la Colegial o la Casa del Corregidor, construidos todos ellos entre los siglos XVI y XVIII. La Plaza se completa con viviendas de carácter privado cuya arquitectura contribuye a mantener el carácter de la misma. Por este motivo, está declarada Bien de Interés Cultural.

Está situada en el corazón de la ciudad. En el subsuelo se han encontrado restos que prueban el poblamiento ininterrumpido en la ciudad desde la Edad de Bronce. Los restos más importantes corresponden con los restos de viviendas y talleres de un arrabal de época almohade.

En el siglo XV, la actual Plaza de España quedaba situada extramuros de la ciudad, por lo que recibía el nombre de 'Plaza de Afuera', mientras a intramuros y paralela a ella quedaba la 'Plaza de Adentro'. Será la remodelación urbana efectuada en la ciudad, con la construcción de la Colegiata de San Patricio, la que conforme la actual plaza.

La Colegiata, otro de los inmuebles que tuvo que soportar los efectos devastadores de los terremotos de 2011 –logrando sobrevivir como reflejo para futuras generaciones del importante patrimonio histórico, monumental y cultural con el que cuenta Lorca–, es el monumento más importante de la ciudad. Durante los trabajos de restauración que se han prolongado durante varios años, se han encontrado una serie de pinturas murales del siglo XVI, ocultas durante siglos y que también han sido restauradas.

La restauración integral permitió documentar una amplia variedad de elementos decorativos en los muros interiores del templo, pinturas, marcas de cantería, así como el hallazgo de los restos arqueológicos de la primitiva iglesia de San Jorge –demolida para la construcción d ela colegiata– y de la muralla y torreones.

Casa Consistorial

Otra de las visitas que incluyó la Ruta 'Renacimiento de Lorca' fue el Ayuntamiento, un edificio barroco construido entre los siglos XVII y XVIII que también está declarado Bien de Interés Cultural. Está situado en la Plaza de España, y junto a la Colegiata de San Patricio, las Salas Capitulares y la Casa del Corregidor conforma uno de los conjuntos monumentales más importantes de la ciudad y del sureste de España.

A pesar de la apariencia que tiene ahora, la Casa Consistorial no se levantó de una sola vez. En el año 1674, un terremoto afectó gravemente a Lorca, dejando impracticable la cárcel pública. Fue entonces cuando se decidió levantar una nueva iniciándose las obras del ala sur del actual ayuntamiento. Su fachada constaba de dos gruesos pilares, entre los que irían colocados tres arcos de medio punto en cada una de las dos plantas, un modelo constructivo de filiación renacentista que solo se utilizaba en los claustros religiosos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas