01 de mayo de 2019
01.05.2019
La Opinión de Murcia
Pleno

Los vecinos de La Puebla se hartan de los malos olores

Ciudadanos lleva al Pleno municipal la situación e insta al equipo de Gobierno a que encuentre y solucione los motivos de la posible contaminación antes de que se acerque la época de más calor

30.04.2019 | 20:57
Los vecinos de la pedanía muleña de La Puebla están cansados de los malos olores que se dan en la localidad.

Los vecinos de las pedanías de La Puebla y Los Baños de Mula llevan dos años soportando malos olores en sus viviendas, que se incrementan en los periodos de mayor calor, aunque son constantes durante todo el año. Esta situación se está produciendo de forma reiterada sin que, hasta el momento, se haya obtenido una solución al respecto.

El grupo municipal Ciudadanos rogaba al Pleno municipal durante la última sesión de la legislatura celebrado este lunes que se siguiera instando a los responsables del saneamiento en el municipio a la búsqueda de una solución al respecto ya que hasta el momento no se ha obtenido ninguna respuesta clara del problema.

El problema comenzaba unos pocos meses después de la puesta en funcionamiento de las instalaciones de la Estación de Impulsión de Aguas de Los Baños de Mula. Aunque dichas instalaciones se han revisado desde el principio y se han buscado soluciones alternativas, como ampliar el funcionamiento de las mismas, y no está claro de que provengan de éstas, los problemas se mantienen.

Desde Ciudadanos insisten en que tanto la empresa de aguas Aqualia como la de saneamiento Esamur han realizado pruebas en distintos puntos de la pedanía para ver de dónde proceden los malos olores, pero no se han registrado resultados ni informes que destaquen si existe realmente algún problema para ello.

La preocupación de algunos vecinos ha llegado al punto de que han denunciado que además del mal olor sospechan que pueda estar filtrándose algún tipo de gases desde el alcantarillado ya que han aparecido, en alguna ocasión, los azulejos del baño con residuos ennegrecidos, «por lo que pensamos que no sólo se trata de malos olores, sino que podamos estar respirando gases procedentes del alcantarillado», explican.

Tapas con rejilla

Destacaban, además, que se llegó a poner una tapa con rejilla en una de las calles con la intención de que se liberaran olores al aire libre para ver si afectaban menos a las viviendas, pero tampoco fue una solución «ya que no había manera de estar en la calle por lo que volvieron a instalar una tapa cerrada».

Es por este motivo por el que piden que no se cese en el intento de seguir actuando y que este problema pueda resolverse finalmente, así como por el hecho de poder tener la seguridad de que no existe ningún riesgo para la salud de los vecinos ya que empieza la época de calor y con ella el aumento de los malos olores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook