28 de abril de 2019
28.04.2019
La Opinión de Murcia
Caravaca

Pedro Guerrero: ''No debemos consentir que se empañe la imagen de las fiestas''

Su mensaje didáctico durante el pregón de mañana en el Templete de Caravaca será el de realizar ''una connotación de llamamiento, de responsabilidad y de respeto''

28.04.2019 | 04:00
Pedro Guerrero pregonará mañana las fiestas de Caravaca.

''Nuestros festejos necesitan una actividad docente de información para que todo aquel que dé el paso al frente sepa el porqué y el para qué'', asegura el que fuera Hermano Mayor durante el primer Año Jubilar de Caravaca de la Cruz.

El que fuera Hermano Mayor durante el primer Año Jubilar In Perpetuum, Pedro Guerrero, pregonará las fiestas a todos los caravaqueños. En este 2019, el lugar escogido es el Templete, donde cada 3 de mayo se procede al ritual del baño. Guerrero, que además de Hermano Mayor ha sido Sultán y merecedor de los galardones de Moro y Festero del Año, explica que será un pregón ''no muy personal, sino que será más bien explicando el origen, el cómo y el porqué''. El pregón será mañana a las nueve de la noche.

¿Cómo recibió la noticia de ser pregonero?
Con mucha sorpresa. Aquella noche del 30 de octubre en la que aparecieron en mi casa los miembros de la Comisión de Festejos encabezada por la Hermana Mayor y el concejal de Festejos fue una alegría. En ese momento tuve ese sentimiento de susto, miedo, responsabilidad y empezar a esquematizar mentalmente qué poder transmitir a los caravaqueños en un pregón de fiestas.

¿Cómo será su pregón? Casi lo ha ido escribiendo a lo largo de toda su vida...
Sí, pero también he intentado que no sea un pregón muy personal, que no sea una transmisión única y exclusivamente de mis vivencias, sino que sea un pregón más bien explicando el origen, el cómo y el porqué de nuestras fiestas, así como el significado que tiene para todos los caravaqueños. Nuestras fiestas tienen un gran arraigo popular, el que no es moro es cristiano, y todos somos caballistas y amantes del mundo del caballo. Me ha costado trabajo el hecho de no centrarlo en mis emociones personales, sino intentar transmitir lo que yo creo que todos vivimos, y lo más importante la devoción que se le tiene a la Sagrada Reliquia, resaltando la tradición de toda la historia y los rituales que nos marcan de alguna forma la trayectoria de nuestras fiestas.

Este año el pregón se realizará en el Templete...
Cuando la Comisión de Festejos estuvo en mi casa, le comenté que estaba dispuesto a prepararme y hacer el pregón en el lugar donde ellos quisieran. El año pasado fue en un lugar maravilloso como es la explanada de la Basílica, pero les propuse que, si no había ningún inconveniente, me gustaría hacerlo en el Templete.

De su etapa como Hermano Mayor, ¿cuál fue el perfil que buscó para elegir a los pregoneros?
Yo tuve la ocasión de buscar a cuatro pregoneros, de los cuales dos eran de Caravaca y dos eran de fuera, pero que habían tenido una gran implicación dentro del contexto de las fiestas. Fueron Julián Pérez-Templado, que había ejercido de juez en Caravaca y en aquel momento era presidente del Tribunal Superior de Justicia, y que ofreció su visión de alguien de fuera que se integraba en la sociedad caravaqueña; el segundo, José Moreno Espinosa, que además de ser caravaqueño tuvo siempre una estrecha relación desde la presidencia de la Fundación Cajamurcia; el tercero fue el expresidente Ramón Luis Valcárcel, que como buen profesor de Historia hizo un pregón de una vinculación muy estrecha de San Juan, Santa Teresa y la Cruz; y el último fue a Paco Pim, el Hermano Mayor que se empeñó en que se podía conseguir un Año Jubilar In Perpetuum para Caravaca. Además, es el único lugar en el mundo cristiano en el que siempre que se peregrine en grupo se gana la indulgencia plenaria.

Un pregón debe de tener también un mensaje didáctico, ¿cuál le gustaría que fuera ese mensaje?
Hacer una connotación de llamamiento, de responsabilidad y de respeto con una observación: el participar en las Fiestas de Caravaca a nivel popular con esa implantación social que existe es voluntario, no obligatorio. Evidentemente, cuando uno accede a compartir o a estar en un lugar de manera voluntaria, las personas que participan en dicho acto tienen que tener claro que hay unas normas, que hay algo que viene de muy atrás, y que hay que cumplir. Lo que no se debe consentir bajo ningún concepto es que nadie intente empañar la digna imagen que de las Fiestas de Caravaca y de nuestra Santísima Cruz se tiene fuera de nuestra ciudad.

Ha ocupado muchos cargos en las fiestas de su época de Hermano Mayor, ¿con qué momento se quedaría de todos ellos?
Sería muy difícil, pero tengo que resaltar la dificultad emocional, logística y social que surgió cuando en el año 2000, recién entrado de Hermano Mayor, el Obispo de la Diócesis Manuel Ureña nos propuso que la Cruz peregrinara a Murcia con motivo del Año Jubilar de La Encarnación.

¿Cómo ve las fiestas en el futuro?
Con mucha ilusión debido a la participación de los jóvenes. Nuestras fiestas necesitan una actividad docente de información para que todo aquel que dé el paso al frente y se incorpore a nuestras fiestas sepa el porqué y el para qué.
Ha hablado del Templete, pero, ¿qué hay del número 7 del Camino del Huerto para usted?
Es un lugar muy especial, porque allí viví con mis padres y vi cómo se gestaban las fiestas en la renovación de 1959. Siempre salí desde allí vestido de Abul Khatar. Habrá una mirada al número 7, porque para mis padres creo que sería una gran satisfacción el verme pregonar las fiestas allí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook