27 de abril de 2019
27.04.2019
La Opinión de Murcia
Especial
Fiestas de Caravaca

Loli Sánchez Carreño: "Urge muchísimo llevar a cabo la renovación de los estatutos del Bando Moro"

27.04.2019 | 17:02
Loli Sánchez Carreño: "Urge muchísimo llevar a cabo la renovación de los estatutos del Bando Moro"

Apenas ha cumplido un año como presidenta, pero Loli Sánchez asegura que «hay mucho que hacer». Una de sus preocupaciones es la ausencia de un comité sancionador en el Bando Moro, sin olvidar las dificultades existentes a la hora de encontrar un sultán infantil.

¿Cómo han sido las presentaciones de la sultana infantil y de los sultanes?
Estuvieron muy bien, pretendimos que se hicieran cortas, que no resultaran aburridas ni para los protagonistas ni para el público, que estos últimos salieran diciendo «si podía haber durado un poco más€».

La de la sultana infantil fue una historia sobre una persona que se fue de emigrante a Australia con sus padres y, cuando vuelve, a sus sobrinas que se quedaron en Caravaca les explica cómo eran las fiestas cuando él era niño. Sus sobrinas, claro, alucinan. Quisimos llamar la atención de los niños, trasladar a los más jóvenes el significado profundo de las Fiestas de Caravaca.

Con los sultanes volvimos también a inspirarnos en las presentaciones antiguas. Un mantenedor que habló de los sultanes y después los regalos de las cabilas.

Volvimos a las presentaciones antiguas. Un mantenedor hablaba de quién se presentaba y se entregaban los regalos de las cabilas para los sultanes.

Tras un año en el cargo, ¿qué ha podido llevar a la práctica de las intenciones con las que llegó?
Uno llega con unas ideas y luego se te caen por tierra. Hay mucho que hacer pero no hay tiempo. Se acaban las Fiestas, tenemos que preparar las cuentas para su aprobación, y ya llega agosto y ha que preparar unas nuevas fiestas. Pero urge muchísimo renovar los estatutos del Bando Moro, que son antiguos, no, lo siguiente. No hay reglamento, por lo que no existe comité sancionador. Hay una serie de vicios creados que, como no nos pongamos en serio Comisión y los tres bandos, no se van a quitar en la vida.

¿Ha pasado ya el tiempo en el que se temía por el descenso del número de moros?
Nos mantenemos como el año pasado. Las odaliscas, por ejemplo, siguen de excedencia al no ser suficientes. Pero otras cábilas han aumentado este año al sacar traje nuevo. Con los jóvenes perdimos mucho tiempo, unas generaciones que ahora echamos de menos al no dejar que desfilaran con los mayores. Hablamos de niños de más de 8 años que no entorpecen el desfile de los mayores y que en el infantil se sienten ridículos. Estamos recuperando el tiempo perdido.

¿Fue fácil la elección de Halcones Negros como Moros del Año?
Nos costó decidirnos, precisamente por aquello de «qué dirán». A ellos les ha hecho mucha ilusión, sobre todo a los más veteranos.

Una cabila, como demuestra su unión con el Círculo Mercantil, que va más allá de las Fiestas.
Siempre ha sido así. En sus comienzos fundaron el Hogar Cultural Árabe y ahora tratan de que no se pierda el Círculo como Asociación de Cultura, que tuvo una época de mucho esplendor. Como sede de los Halcones, además, se encuentra en el mejor sitio posible.

Este año ha sido de renovación entre los cargos festeros.
Era una renovación necesaria. Cuando te acostumbras a un cargo, cuesta irte. Y no puede ser, hay que dejar paso a gente con ideas nuevas. También es cierto que es complicado dar el paso para presentarse. Este año los tres bandos y Comisión de Fiestas estamos muy unidos, y ese es el camino.

¿Qué me puede decir de sus sultanes?
Son dos criaturas encantadoras, con tanta ilusión€ donde los llames allí están. Y la infantil también, que era consciente de que salía sola si no encontrábamos sultán infantil.

¿Qué ha pasado para no tener sultán infantil?
Hemos llamado a muchas puertas, cuando querían los padres no quería el niño; cuando el niño quería, eran los padres quienes decían que no. Hasta el mes de febrero estuvimos buscando. Pero a la sultana infantil no le ha preocupado en ningún momento.

¿Podría adquirir el Bando un vestuario apropiado y ponerlo a disposición de familias que no puedan permitírselo?
Era otro tema que llevaba en la cabeza cuando entré, pero el presupuesto es muy bajo y la mayoría se lo llevan los sultanes. Es un asunto que supongo se retomará. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas