26 de abril de 2019
26.04.2019
Tribunales

Condenada por agredir a su pareja, que pidió ayuda desde un balcón

La víctima sufrió contusiones en gran parte de su cuerpo

26.04.2019 | 12:16
Condenada por agredir a su pareja, que pidió ayuda desde un balcón

La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia del Juzgado de lo Penal de esta ciudad que condenó a sesenta días de trabajos en beneficio de la comunidad a una mujer que agredió a su compañera sentimental, que "desde un balcón pidió auxilio a gritos".

La sentencia señala que el juzgado declaró probado que los hechos ocurrieron en septiembre de 2018, cuando dos agentes de la Policía Local de Murcia que patrullaban por la zona subieron a la vivienda al escuchar los gritos de socorro.

De acuerdo con su testimonio y con el parte médico aportado a las actuaciones, el juez declaró probado que la acusada, que había sido condenada en octubre de 2013 por un delito de malos tratos en el ámbito familiar, "se abalanzó sobre su pareja sentimental, propinándole empujones, patadas, puñetazos y agarrones, lo que provocó que esta saliese al balcón en demanda de auxilio".

Y añadía que los agentes "la encontraron sentada en el suelo, llorando, semidesnuda y con evidentes signos externos de distintas lesiones".

La sentencia, que ahora se ve confirmada por la Audiencia Provincial de Murcia, dictó también una orden de alejamiento en cumplimiento de la cual la acusada no podría acercarse a menos de 300 metros del lugar en el que se encontrara la perjudicada por tiempo de seis meses.

En su recurso, la mujer condenada alegó que no existían pruebas de que hubiera sido la autora de las lesiones, además de exponer que los policías locales eran testigos de referencia, ya que no habían sido testigos directos de lo que pudo ocurrir en la vivienda que compartían ambas mujeres.

Frente a esos argumentos, la Audiencia dice que el juzgado contó con pruebas suficientes para la condena, como la declaración de los agentes, que subieron al piso de inmediato y que observaron las lesiones, además de exponer que en el mismo no se encontraba ninguna otra persona.

Además, dice que las heridas resultaron probadas por el parte médico, "en el que se refieren policontusiones en cara, cuello, espalda, miembros superiores y rodilla derecha", para concluir que la acusada no ofreció ninguna explicación alternativa a la recogida en la sentencia, ya que se acogió a su derecho a no declarar, la misma actitud que mantuvo la perjudicada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook