14 de abril de 2019
14.04.2019
La Opinión de Murcia
Lorca

La 'odisea' diaria que sufren los trabajadores agrícolas

Los empleados que realizan su actividad en municipios limítrofes tienen que andar varios kilómetros todos los días para coger los autobuses, que tienen prohibida su entrada al casco urbano

13.04.2019 | 22:10
La representante de REDES en la comarca, Raquel Costa (d), junto a tres afectadas.

El sindicato REDES (Respuesta a los derechos sociales) denuncia que miles de trabajadores agrícolas residentes en Lorca que desarrollan su actividad en municipios limítrofes tienen que realizar cada día caminatas kilométricas desde su domicilio hasta las afueras del casco urbano para poder llegar a los autobuses que los trasladan hasta el lugar de trabajo, ya que éstos tienen prohibida la entrada al centro de la ciudad.

El problema arrastra desde hace varios años. La prohibición de que los autobuses no puedan circular por el centro de la ciudad es el motivo por el que los trabajadores tienen que desplazarse a partir de las 4 de la madrugada hasta las afueras de la misma para ser trasladados hasta los puntos de destino.

Raquel Costa, responsable comarcal del sindicato ha señalado a esta Redacción que «el problema se registra solamente en Lorca» y recuerda que «con anterioridad las paradas de autobuses se hacían en lugares más próximos al casco urbano, pero poco a poco se han ido alejando hasta alcanzar las afueras, algo que no es justo ni humano para unas personas que tienen que salir de sus casas a las 4 de la madrugada para ir a trabajar y antes de ello, tienen que hacer a pie varios kilómetros hasta llegar al autobús que los lleva al campo».

Afirma que lo han puesto en conocimiento del Ayuntamiento en varias ocasiones y que no les han hecho caso. Desde Lorca, los trabajadores se desplazan cada día hasta Águilas, Mazarrón y Cartagena, entre otras poblaciones, para desempeñar sus tareas.

Jaqueline Cisneros, una de las afectadas, aseguró a esta Redacción que «en mi caso los autobuses me dejan en la zona de las alamedas y no tengo ni una vereda para poder caminar, lo que resulta muy peligroso, por lo que solicitamos que los autobuses establezcan sus paradas en zonas cercanas a la ciudad».

Esta trabajadora afirma que «a veces los conductores de los autobuses aprovechan los semáforos en rojo para que bajen los trabajadores, pero otras veces no tenemos esa oportunidad y nos tienen que trasladar hasta lugares distintos a los que nos pertenece». Reconoce que «somos muchas personas en esta situación y sabemos que la situación molesta, pero tampoco hay derecho a que haya personas que se tengan que desplazar desde los barrios altos de la ciudad hasta las afueras del casco urbano a las 4 de la madrugada, sea invierno o verano, para poder subir al autobús». Indica también que algunos conductores han sido sancionados por favorecer a los trabajadores.

Respuesta del Ayuntamiento

La concejala de Seguridad ciudadana, Belén Pérez, indicó a esta Redacción que hay que tener en cuenta que cada día son alrededor de 400 los autobuses que se mueven por la ciudad en esas condiciones, generando problemas con los vecinos que se han quejado, algunos de ellos por escrito, así como de los ruidos que se registran durante la madrugada.

No obstante, ha dicho, que hay negociaciones en marcha con las empresas que trasladan a estos trabajadores, con el objetivo de consensuar espacios más próximos al casco urbano donde puedan aparcar los autobuses, añadiendo que en unas semanas podría quedar resuelto el problema.

La última reunión entre empresarios y trabajadores se llevó a cabo hace unos días y quedaron en reunirse de nuevo en las próximas semanas. La edil afirma que reconoce el problema planteado y que se trabaja en la búsqueda de soluciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook