12 de abril de 2019
12.04.2019
La Opinión de Murcia
Instituto Armado

Investigan como homicidio la muerte de un hombre encontrado en una rambla de Fuente Álamo

El perro de un pastor halló el cuerpo, que estaba en avanzado estado de descomposición y luego el forense confirmó que tenía dos heridas en la cabeza

11.04.2019 | 19:42
Un agente, de espaldas.

Este cadáver fue encontrado el mismo día que una mujer llamaba al 112 para contar que había matado a su esposo de una cuchillada en el cuello en su casa de San Pedro del Pinatar. Horas antes, además, había aparecido en una vivienda de Cartagena el cuerpo sin vida de un joven con una bolsa en la cabeza. A los investigadores del área de Delitos contra las Personas de la Guardia Civil les tocó emplearse a fondo en una jornada en la que el suceso de San Pedro fue el más comentado. En ese caso, la presunta homicida fue enviada a prisión provisional. En el suceso de Fuente Álamo no se han producido, de momento, detenciones.

El Instituto Armado investiga como homicidio la muerte del hombre cuyo cuerpo apareció el pasado 21 de marzo en el cauce de la rambla La Azohía, indicaron fuentes cercanas al caso.

Era un pastor que paseaba con sus ovejas el que encontró los restos mortales. En concreto, fue el perro del pastor. Cuando su dueño vio que lo que había ahí era un ser humano, alertó rápidamente.

El cadáver, que estaba en avanzado estado de descomposición, fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde los forenses determinaron que llevaba semanas muerto. Asimismo, estos profesionales confirmaron que el hombre presentaba dos heridas en la cabeza, señalaron las mismas fuentes. Además, los investigadores que se personaron en la zona, en medio del campo, encontraron en el lugar donde apareció el cuerpo dos rocas ensangrentadas. Y era la propia sangre del difunto.

Después de la identificación del hombre, los investigadores pasaron a estudiar a las personas de su entorno. El difunto era un hombre de 43 años y origen ecuatoriano que residía en la localidad de Fuente Álamo.

La muerte puede ser homicida o accidental, pero desde el Cuerpo explican que, en casos como este, siempre se trata como una muerte violenta. Aun en el caso de que se confirme que tropezó y se precipitó sin querer desde los tres metros de altura que había en la rambla en cuestión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook