04 de abril de 2019
04.04.2019
La Opinión de Murcia
Sucesos

"Su acoso y su violencia me han provocado un cáncer"

La vecina que vio cómo su ex se acuchillaba en su trastero admite tener miedo, en especial por sus hijos, de 5 y 3 años

04.04.2019 | 04:00
Sangre, pastillas y jeringuillas, en el trastero de la vivienda de la mujer, donde se encerró el hombre

El hombre tuvo una orden de alejamiento de la mujer, pero ya no estaba en vigor

Un hombre de 49 años de edad, cuya identidad no ha sido facilitada, pemanecía ayer en el hospital tras, como apuntan los primeros indicios, haberse autolesionado en la casa de su ex, en La Ribera de Molina de Segura.

El suceso tenía lugar el pasado martes, en una vivienda de la citada población. El sujeto, informan fuentes cercanas al caso, se introdujo en el trastero del domicilio, donde habría amenazado con atentar contra su vida.

Constan dos llamadas a Emergencias: poco antes de las ocho y veinte de la tarde y a las doce menos diez de la noche. El hombre, finalmente, se hirió a sí mismo con un arma blanca, salió del lugar y fue en su propio coche hasta el hospital Reina Sofía de Murcia. Allí permanecía ayer ingresado, en observación.

Al domicilio de la víctima se desplazaron agentes de la Policía Local de Molina de Segura. Cigarrillos, jeringuillas y una tira de Lorazepan permanecían en el trastero en cuestión, en un charco grande de sangre espesa.

Se da la circunstancia de que este sujeto tuvo en su momento una orden de alejamiento contra la dueña de la casa. Esta orden duró seis meses y ya no estaba en vigor. Lo explica así la propia víctima, que prefiere no revelar su identidad, por miedo a posibles represalias e incluso a «qué dirán los vecinos», comenta.

La mujer, que atiende por teléfono a LA OPINIÓN, se encuentra «muy nerviosa y cansada». «No quiero revivir esto», sentencia esta vecina, que tiene dos hijos, de 5 y 3 años de edad, con este sujeto, el cual «me acosó y maltrató psicológicamente», motivos por los cuales llegó a dictarse por un juez la prohibición de que se acercase a ella. «Es una persona muy agresiva», subraya.

Fue el olor a tabaco que emanaba de su trastero lo que alertó a la mujer y le hizo sospechar de que su ex estaba dentro, como así fue. «Le dije que iba a llamar a la Policía y ya salió», relata. Presentaba diversos cortes. Había dejado en el trastero en cuestión incluso perdigones, señala la mujer, que no piensa huir de su casa.

«Yo pasé mucho miedo y ahora a las cosas les hago frente. Todo esto me causó una enfermedad, que es un cáncer, y la enfermedad me ha hecho reflexionar», indica. La víctima es consciente de que «yo podía estar muerta y mis hijos estarían sin su madre... ¿y con un padre así? Yo no puedo permitir eso. La semana pasada lo pillé vigilando mi casa y ya me dijo que iba a suicidarse».

José Ángel Alfonso, abogado de la mujer víctima en este caso, apunta que «ante estos hechos tan graves, que podían haber sido peores de encontrarse mi representada con sus hijos en su domicilio, vamos a solicitar de inmediato que cautelarmente se suspenda el régimen de visitas del padre con sus hijos y que se decrete una orden de alejamiento con localización mediante dispositivo GPS». El letrado hace hincapié en que «es importante adoptar ahora estas medidas preventivas que eviten tener que lamentar un fatal desenlace»

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook