20 de marzo de 2019
20.03.2019
Altiplano

Instalan dos torres en el monte para ver si el cernícalo primilla anida

Es una de las aves de presa más pequeña de España y tiene un papel importante dentro de la agricultura, porque se come a los insectos

20.03.2019 | 04:00
Las estructuras, esperando a ver si van las aves.

Es una de las aves de presa más pequeña de España y tiene un papel importante dentro de la agricultura. El cernícalo primilla es un ave que habita en los dos municipios del Altiplano y que tiene que lidiar con dos problemas que amenazan su presencia en la comarca: la desaparición de las casas rurales y la transformación del campo.

Así, promovido por la Asociación Naturalista de Jumilla (STIPA), el Ayuntamiento de Jumilla ha instalado dos grandes estructuras en el monte Los Almendros con el fin de dotar al cernícalo primilla de más lugares donde anidar.

Las Asociaciones Naturalistas de Jumilla y Yecla, STIPA y ANIDA, luchan por conservar una de las especies que habitan los campos del Altiplano: el cernícalo primilla. Este ave habita cerca de las estepas de cereal de la comarca y ejerce un control sobre las plagas que pueden suponer un peligro para los cultivos. Su dieta principal son pequeños roedores e insectos, por lo que su desaparición «podría suponer una amenaza para la producción de cereal en el Altiplano», apunta desde STIPA uno de sus miembros, Juanjo Vas. Actualmente hay cincuenta parejas en Jumilla y otras veinticinco en Yecla, según datos aportados por ambas asociaciones, pero su número podría descender si no se dan soluciones.

El cernícalo primilla se enfrenta a dos amenazas que hacen peligrar su presencia en el Altiplano. Tradicionalmente la especie ha utilizado los tejados de los caseríos rurales como lugar donde anidar. El mal estado y desaparición de muchas de esas estructuras ha provocado que el cernícalo primilla haya visto reducido los espacios donde habitar.

Otro de los peligros es la transformación de muchas hectáreas de cereal a cultivos de regadío no autóctonos de zona.

La dieta principal del cernícalo primilla son insectos y pequeños roedores, por lo que la cada vez menos presencia de cultivos de secano ha provocado un descenso paulatino de la especie.

Ante estos hechos, las Asociaciones Naturalistas del Altiplano han abierto un frente común para paliar la despoblación del cernícalo primilla y dotar de nuevos espacios donde favorecer su reproducción. STIPA trabaja desde hace años en la conservación de la especia. A través de talleres junto a colegios e institutos, han instalado cajas-nido que imitan la forma de las tejas para dar más lugares donde puedan anidar. Sin embargo, no todas las zonas donde tiene presencia albergan caseríos rurales, por lo que la instalación de estructuras como la del monte Los Almendros son alternativas para asegurar la supervivencia del cernícalo primilla en el Altiplano.

Juan Castaño, biólogo y miembro de ANIDA, asegura que desde la asociación se ha remitido a la Dirección General de medio natural un listado con veinte edificaciones rurales para promover su reconstrucción y «dotar de más espacios al cernícalo primilla a la vez que recuperamos el patrimonio del término de Yecla», aunque «no se ha obtenido respuesta».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook