20 de marzo de 2019
20.03.2019
La Opinión de Murcia
Lorca

El barrio de San José honra a los Bomberos que 'cuidan' de su falla

Los profesionales del Consorcio de Extinción de Incendios llevan más de cinco décadas velando para que el ninot que arde en la Ciudad del Sol cada 19 de marzo por la noche lo haga con seguridad

20.03.2019 | 04:00
El barrio de San José honra a los Bomberos que 'cuidan' de su falla

El barrio de San José de Lorca rindió ayer un homenaje de reconocimiento al Consorcio de Extinción de Incendios de la Región de Murcia, por la colaboración que los bomberos prestan desde hace más de medio siglo con motivo de la falla que queman cada 19 de marzo. Lo vienen haciendo desde hace 55 años.

La distinción la recibió, en nombre del colectivo, el director general de Emergencias, José Ramón Carrasco.

La entrega de distinciones se celebró, como es tradicional, al finalizar la misa oficiada por el párroco Andrés Gimeno en honor al patrón de una barriada en la que residen más de 10.000 personas.

La comisión de fiestas, presidida por Antonio Mota, quiso este año homenajear al Cuerpo de Bomberos «por la valiosa labor que prestan cada año, el día de San José, por la noche, desde las hace más de cinco décadas que se viene produciendo la quema de la falla, con el fin de garantizar la seguridad, no solo, entre las personas que asisten a tan multitudinario acto, único en la Región, sino también de los enseres».

Más reconocimientos: otro para Henar San José por su colaboración desinteresada con los vecinos de la barriada y su implicación en las tareas del barrio a través de la asociación de vecinos.

Los vecinos entregaron también una placa de reconocimiento al parque de Bomberos de Lorca, que el mes pasado estrenaban parque: ahora tienen el más grande y moderno de la provincia.

Tras la celebración de los actos en el interior del templo, la imagen de San José salió a la calle a hombros de sus 'portapasos' para recorrer las principales calles de la barriada.Antes de que saliera la procesión, el veterano Pepe Plazas, de 87 años de edad, cumplió, una vez más, con su compromiso de prender fuego a una traca en la puerta de la iglesia, algo que viene haciendo desde hace 52 años.

Por la noche tuvo lugar la tradicional quema de la falla, el ninot lorquino, a la que asistieron varios centenares de personas, no solo del barrio: llegadas también de otros puntos de la ciudad y alrededores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook