08 de marzo de 2019
08.03.2019
La Opinión de Murcia
Agricultura

Una pionera que da ejemplo de buen hacer en los campos de Yecla

Adela Bernabéu es la presidenta de COAG en la comarca y da visibilidad al trabajo de la mujer

07.03.2019 | 21:53
Adela Bernabéu, al fondo, en un momento de la faena en el campo.

Adela Bernabéu es una de esas mujeres visibles dentro del mundo agrícola. Aunque durante toda su vida ha estado vinculada al campo, no fue hasta que heredó los cultivos de sus padres, agricultores de profesión, cuando tomó las riendas de las tierras de su familia y convirtió la agricultura en su sustento de vida. Adela es presidenta de COAG en Yecla. Es solo una de tantas mujeres que trabajaban en el campo, pero la notoriedad que ha adquirido desde que comenzó a dedicarse al campo en el año 2015 deja entrever el problema de visibilidad que muchas otras tantas mujeres que se han dedicado al campo han tenido antes que ella: «Mis tierras eran de mi bisabuelo, que tenía cuatro hermanas, y siempre fue él la cara visible y quien las administró».

Asegura conocer a mujeres que, al enviudar, han tenido que coger las riendas de las explotaciones de sus maridos, aunque son hechos que no han trascendido socialmente. Quizás, convertirse en presidenta de COAG Yecla hace un año y medio ha ayudado a dar voz y recordar a muchas otras tantas mujeres que antes de ella ya hicieron el mismo trabajo que desempeña a día de hoy. Justamente el año pasado, un día como hoy, recibió de manos del Ayuntamiento de Yecla un reconocimiento como mujer vinculada al mundo rural.

En los últimos años son muchas las mujeres que se han incorporado al trabajo en el mundo rural. Existen multitud de puestos que pueden ser cubiertos «de igual forma por mujeres y hombres». En sus explotaciones crecen cultivos tradicionales del Altiplano, y son varias las mujeres que forman parte de todo el proceso agrícola. Adela achaca la hasta ahora falta de oportunidades de la mujer en el campo a una sociedad que avanza a pasos más pequeños: «El campo siempre ha tenido una cultura más tradicional de forma involuntaria, los tiempos en el mundo rural son más lentos». Ahora, con su trabajo y su visibilidad como presidenta del sindicato agrario, el concepto de mujer rural está creciendo de manera más rápida. Su reivindicación y mensaje a otras mujeres rurales es que «tenemos que ser conscientes de nuestra valía, creer que somos importantes y que desempeñamos un trabajo igual que un hombre».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas