08 de marzo de 2019
08.03.2019
La Opinión de Murcia
Agricultura

La mujer toma el mando del aclareo

Ocho de cada diez trabajadores del control de la fruta en flor en la Vega Alta del Segura, del que estamos en la temporada alta, son mujeres

07.03.2019 | 21:53
Un grupo de mujeres de las que realiza la importante labor del aclareo de los campos de la Vega Alta.

Denuncian que la Política Agraria Común europea (PAC) concede ayudas superiores en el caso de los hombres.

El 80 por ciento de empleados para aclarar la fruta en flor es realizado por mujeres en la Vega Alta del Segura. Es un dato que maneja la Asociación de Asociaciones de Mujeres Rurales de la Región (Afemur) que tiene su sede en Abarán. Se trata de una especialidad de trabajo agrícola que consiste en retirar del árbol la flor excedente y que con ella, el fruto no se desarrollaría lo suficiente. «Es necesario eliminar más de la mitad de las flores del árbol para que luego engorde el fruto», señala Esther Gómez, de Frutas Esther, una empresa que emplea en toda la Vega Alta del Segura a casi 5.000 personas.

Estos días, es frecuente ver cuadrillas de mujeres 'clareando' flor de melocotoneros, nectarinas o albaricoque en muchas explotaciones agrarias de Cieza, Abarán, Blanca o Jumilla, municipios en los que se concentra el mayor número de fruta de hueso.

Titularidad compartida

La Ley de Cotitularidad Compartida de una explotación agraria duerme en un cajón. Aunque la Región de Murcia es de las pocas zonas agrícolas españolas en las que esta iniciativa se puso en marcha, lo cierto es que hasta finales del pasado año, solo siete mujeres se habían acogido a ella. Las asociaciones de mujeres rurales consideran que esta ley es fundamental para la equiparación de los hombres y las mujeres en el mundo agrario.

Consiste en que las mujeres que comparten tierras y trabajo con sus compañeros sentimentales, pueden solicitar la titularidad del 50 por ciento de las explotaciones, con lo que tendrán cualquier derecho laboral aplicado al mundo de los autónomos o cooperativistas. Es decir, que, por ejemplo, podrán cotizar a la Seguridad Social y poder optar a una pensión del estado en un futuro. «Esta ley fue aprobada en 2011 por el gobierno central y puesta en valor posteriormente en la Comunidad Autónoma de Murcia. Sin embargo, nos encontramos que muy pocas mujeres la conocen y, por eso, no se acogen a ella», explica Victoria Molina, miembro de la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales de la Región de Murcia, 'Fedemur', quien además denuncia que hasta la propia administración regional desconoce muchos aspectos de esta ley.

Federmur trabaja en prácticamente todos los aspectos que tienen que ver con la mujer y su trabajo en el campo, quienes sufren una tasa de desempleo superior al 42 por ciento. La discriminación en los denominados 'techos de cristal' son más bajos en el mundo rural. «La presencia de mujeres en cargos de responsabilidad del medio rural es injustamente escasa porque, por ejemplo, en los consejos rectores de las cooperativas agroalimentarias, por ejemplo, solo es del 3,5 por ciento y en su base social, las mujeres representan el 25. En cuanto a las encargadas y jefas, solo un 23 por ciento de una explotación son mujeres», destaca Victoria Molina.

Por otra parte, la Política Agraria Común (PAC) sigue sin implementar una perspectiva de género a pesar de que rige el sector más potente económicamente en el mundo rural: el sector agrícola, y supone la partida presupuestaria más importante en la UE. En España las mujeres representan el 37,3 por ciento de las personas perceptoras de las ayudas directas de la PAC, es decir, 279.815 mujeres frente a 470.397 hombres reciben esta subvención, según destaca Fedemur. En cuanto a la cuantía, las mujeres también salen mal paradas: de media, las productoras perciben un 36,67 por ciento menos que los productores (3.483 euros las mujeres, frente a 5.500 los hombres).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído