02 de marzo de 2019
02.03.2019
La Opinión de Murcia
Política

Meca se marcha del Pleno antes de ser el primer edil reprobado en Lorca en la democracia

La moción de urgencia para reprender al portavoz de Ciudadanos sale adelante con los votos de PP e IU-Verdes

01.03.2019 | 20:29
Meca se echa las manos a la cabeza en un momento del Pleno en el que fue reprobado.

Antonio Meca García, concejal y portavoz del grupo municipal Ciudadanos en el Ayuntamiento de Lorca, se convirtió ayer en el primer edil durante la actual etapa democrática que ha sido reprobado por la corporación. Lo fue con los votos a favor de los grupos Popular e Izquierda Unida-Verdes, que ha impulsado la iniciativa, mientras que el PSOE se abstuvo por considerar que el Pleno de la corporación está para otros asuntos, según su portavoz, Diego José Mateos.

El concejal reprobado abandonó la sala cuando iba a comenzar el debate, en el que no participaron los socialistas. Los motivos se deben a los continuos ataques que, según quienes apoyaron la moción de urgencia, realiza este concejal tanto a los miembros de la corporación como a los funcionarios y otros colectivos.

El alcalde, Fulgencio Gil, cerró el debate en el que solamente intervinieron Pedro Sosa, por Izquierda Unida-Verdes, y Juan Francisco Martínez, por el PP. Las palabras de Gil nada más terminar el último interviniente fueron las de «bravo, porque la honra y la dignidad hay que defenderlas», añadiendo que «lo que ha hecho este Pleno es defenderse ante una actitud desconocida en los anales democráticos de Lorca, por defender a los miembros de la corporación que nos hemos sentido ofendidos, al igual que los funcionarios que dependen de la institución».

El alcalde y el concejal Juan Francisco Martínez mostraron un amplio dossier de lo que consideran como insultos y vejaciones a través de las redes sociales y medios de comunicación, lo que según el alcalde, «encierra el sufrimiento personal de muchas familias». Según Gil, «no es de recibo lo que hemos tenido que aguantar pero hoy (ayer para el lector), este miembro de la corporación, por desgracia, ha tocado fondo y espero y deseo que su partido y los ciudadanos cierren este capítulo de la historia democrática de Lorca, aunque lo que ha hecho, le perseguirá siempre».

Pedro Sosa, proponente de la iniciativa, finalizó su intervención con un «no tiene cojones» y desmenuzó paso a paso los motivos que le han llevado a solicitar la reprobación, que arranca a raíz del escrito de Antonio Meca dirigido al alcalde a través del cual denuncia que la empresa municipal de limpieza viaria (Limusa) tiene arrendado un trastero de 15 metros cuadrados a la madre del concejal de Izquierda Unida-Verdes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook