23 de febrero de 2019
23.02.2019
La Opinión de Murcia
Judicial

Admite que violó a una mujer en Torre Pacheco y le cambian la pena por trabajos comunitarios

La víctima iba ebria y el juez condena al agresor a un año de cárcel, pero determina que no ingrese en prisión

23.02.2019 | 04:00
Admite que violó a una mujer en Torre Pacheco y le cambian la pena por trabajos comunitarios

La Audiencia Provincial ha condenado a un año de cárcel a un hombre, cuya identidad y edad no han sido facilitadas, que admitió ante el juez haber violado a una mujer, aprovechando que se encontraba muy ebria.

Los hechos que se consideran probados (y que el sujeto ha confesado) tuvieron lugar en agosto del año 2013. El hecho de que lleguen tan tarde a los tribunales da lugar a que se dé una figura jurídica a tener en cuenta a la hora de dictar sentencia: la de dilaciones indebidas. Esto se da cuando pasa un tiempo excesivo desde que se comete el delito hasta que se juzga. Y es el caso.

El día de autos, de madrugada, la víctima salió de copas con unos amigos por la zona de Torre Pacheco. Consumió «gran cantidad de bebidas alcohólicas», detalla la sentencia, «hasta que, sobre las siete de la mañana, regresó a su domicilio, en compañía de unos amigos, entre los que se encontraba el acusado», prosigue.

Víctima y agresor se habían visto antes en un pub, apunta el juez. Una vez en la vivienda, la mujer se sintió indispuesta y fue a acostarse. Pasado un rato, el hombre entró en la misma habitación, vio que ella estaba inconsciente y «aprovechando su estado, le quitó la ropa y mantuvo con ella relaciones sexuales no consentidas», precisa la sentencia, al tiempo que recuerda que la víctima sufrió lesiones debido al ataque.

El caso se resolvió en una vista por conformidad. El hombre admitió aquello que había hecho. La Audiencia lo condena por un delito de abuso sexual, pero le concede el privilegio de no entrar en la cárcel: se sustituye la pena de prisión de un año por la de trabajos en beneficio de la comunidad por igual periodo.

Asimismo, el condenado ha de indemnizar a su víctima con 3.000 euros y no podrá acercarse a menos de 300 metros de ella durante un año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook