18 de febrero de 2019
18.02.2019
La Opinión de Murcia
Proyecto

El yacimiento del Cabezo de la Cobertera tendrá que esperar

La Asociación Cultural La Carrahila espera obtener subvenciones para cubrir el filón, situado entre Abarán y Blanca, tras quedarse sin las ayudas del 2018

17.02.2019 | 19:17
El yacimiento del Cabezo de La Cobertera tendrá que esperar un tiempo para ser cubierto

La Asociación Cultural La Carrahila no va a cejar en su empeño de sacar adelante el proyecto de cubrimiento del yacimiento arqueológico de La Cobertera, un cabezo situado entre los municipios de Abarán y Blanca cuyos vestigios, datados del siglo XIII, se deterioran por momentos. Bajo el lema 'Salvemos el cabezo de la Cobertera', La Carrahila, junto a otras asociaciones culturales y medioambientales del Valle de Ricote, han iniciado una campaña que desemboque en salvaguardar los restos de las inclemencias meteorológicas y de los actos vandálicos.

Tras quedarse fuera de las ayudas de la Consejería de Cultura del año 2017, los promotores quieren optar a una subvención tras el anuncio desde la Comunidad de una nueva partida para estos fines.

Según destacó Joaquín Caballero Soler en el blog digital de La Carrahila, entre 1988 y 1990 se realizaron excavaciones de la mano de los arqueólogos François Amigues, Johnny de Meulemeester y André Mattys, definiéndolo como un granero fortificado cuya ocupación data del siglo XIII hasta la Reconquista.

En 2001 y 2003 Jesús Joaquín López Moreno, de la Asociación Cultural La Carrahila, contextualizó el yacimiento en su entorno con la Alquería de Andarraix (Abarán), el Castillo de Negra (Blanca) y el despoblado de Siyâsa (Cieza,) con el propio sistema hidráulico de irrigación en la época islámica, destacando el valor del mismo e iniciándose contactos a nivel municipal para su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), cosa que tras un largo y accidentado procedimiento se produjo en junio de 2017.

En enero de 2018, la Asociación Cultural La Carrahila inició la campaña con el objetivo final de poner de manifiesto la vulnerabilidad actual del yacimiento y la necesidad de afrontar su protección real mediante actuaciones puntuales a corto y medio plazo, con la posibilidad de poner en valor el potencial medioambiental, cultural y turístico del lugar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook