12 de febrero de 2019
12.02.2019
Tribunales

"Confesé porque no podía más", dice el acusado del crimen de Abanilla

Pedro Antonio C. V. reconoce ser autor del homicidio de Jose María L. C. por una disputa ocasionada por tráfico de drogas

11.02.2019 | 20:47
"Confesé porque no podía más", dice el acusado del crimen de Abanilla

La fiscalía pide 12 años y medio de prisión y una multa para el detenido

«Yo ese día había consumido bastante y no me acuerdo de cosas». Esa frase de Pedro Antonio C. V. apunta la base de su defensa. El acusado confesó ser el autor del asesinato de José María L. C. en 2016 en Abanilla, pero alega que iba tan drogado que no era dueño de sus actos. El objetivo del juicio, que comenzó ayer en la Audiencia Provincial de Murcia, es determinar si el homicidio fue o no intencionado y en determinar posibles agravantes o atenuantes.

El Ministerio Público demanda para el acusado doce años y medio de cárcel y una multa de 600 euros por un delito leve de hurto. Por su parte, la acusación particular solicitará entre 20 y 25 años de prisión.

El asesinato tuvo lugar en la pedanía abanillera de Barinas el 5 de diciembre de 2016 cuando Pedro Antonio C. V., conocido como 'Torrente', fue a comprarle cocaína a José María L. C., alias 'Cartagena'. Durante la transacción se produjo una discusión. El acusado asegura no recordar el motivo, no obstante la fiscalía sostiene que la causa fue el precio de la sustancia. «Me disponía a comprarle cocaína y no sé por qué empezaron los empujones y ahí fue cuando empezó todo», relató el detenido.

Agresor y víctima cayeron al suelo. «Recuerdo golpes. Yo recibí golpes también, pero no graves. Ese día fue muy raro, recuerdo cosas a medias». La pelea acabó con Pedro Antonio C. V. dando muerte a José María L. C. con una barra de hierro. Además, Torrente robó una bolsa que contenía, según su estimación, «unos 50 gramos de cocaína», la cartera y el móvil. Se deshizo de los objetos robados y de la barra metálica de camino a su casa.

La confesión se produjo siete meses después del altercado, cuando se archivó la causa contra otro acusado que resultó inocente. La Guardia Civil interrogó a Torrente y en ese momento se derrumbó. En el juicio, aseguró que le atormentaba la culpa y «no podía más».

La fiscal apuntó contradicciones entre la declaración actual y la que realizó cuando reconoció el crimen. Por ejemplo, en su primera declaración Torrente aseguró que Cartagena suplicó por su vida. Por el contrario, en el juicio afirmó que el fallecido le dijo: «Te vas a enterar de quién es el Cartagena. Te vas a enterar de lo que le voy a hacer a tu familia».

El acusado hizo hincapié en su adicción a la cocaína «desde los 17 años» y en toda la que había consumido en aquella jornada. Afirmó que bebió orujo de hierbas, consumió cocaína que le había pillado esa mañana a Cartagena y estuvo jugando a las tragaperras. Era de noche cuando volvió al emplazamiento de la víctima para volver a comprar droga cuando se produjo la disputa. El acusado aprovechó su testimonio para asegurar que se siente «mal, muy arrepentido» y para pedir perdón a la familia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook