11 de febrero de 2019
11.02.2019
Lorca

Roban ordenadores portátiles, material escolar y comida en el Andrés García Soler

Denuncian que los ladrones han actuado en el colegio público hasta en tres ocasiones en el último trimestre

10.02.2019 | 21:15

Desde el PSOE reclaman al Ayuntamiento una mayor vigilancia policial en la zona.

El colegio público Andrés García Soler de Lorca ha sufrido tres robos en el último trimestre y los ladrones se han llevado del centro varios ordenadores portátiles y una importante cantidad de material escolar, además de comida de la despensa del centro.

La concejala del PSOE en el Ayuntamiento lorquino, María Ángeles Mazuecos, ha vuelto a exigir el incremento de las medidas de seguridad y vigilancia. Según el partido socialista, los padres, madres, alumnos y docentes han denunciado su preocupación debido a la inseguridad que sienten por una oleada de robos que se ha convertido en «habitual», ya que ha sido durante los meses de noviembre, enero y febrero cuando se registraron, de manera consecutiva, estos tres robos.

De esta manera, la edil socialista se ha vuelto a hacer eco del malestar de la comunidad educativa, quienes llevan «cerca de un año» padeciendo este tipo de «lamentables episodios» sin que se consiga solucionar de manera definitiva. Ya el pasado mes de marzo, el PSOE denunció la preocupación de esta comunidad, debido a una oleada de robos «similar» que, insiste, «se mantiene en la actualidad». Mazuecos pidió al alcalde de Lorca, Fulgencio Gil, y al responsable de la Concejalía de Educación «que se tomen en serio esta problemática, y que las medidas para la seguridad y la vigilancia vayan a más y no descuiden esta problemática que tanto malestar y preocupación está causando en esta comunidad».

Lo que más preocupa a los padres, según la concejala socialista, son los robos que se registran de manera frecuente en la despensa del comedor escolar: «Estos episodios preocupan, más si cabe, a la comunidad educativa ante el temor de que hayan podido adulterar la seguridad alimentaria, en caso de que estas personas ajenas hayan accedido o manipulado los alimentos que hay en el centro».

Tanto es así, que la comunidad educativa ya ha solicitado que se inspeccione estas instalaciones para la búsqueda de pruebas que «certifiquen» si realmente los cacos han llegado a manipular o adulterar las condiciones higiénico-sanitarias del comedor, para tranquilidad de profesores, padres y alumnos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook