01 de febrero de 2019
01.02.2019
La Opinión de Murcia
Lorca

San Pedro recrea el siglo XV

El proyecto de rehabilitación de la iglesia recupera los elementos originales del templo, de los que se conserva solo un 20% tras varios terremotos y el expolio de la Guerra Civil

31.01.2019 | 19:17
El alcalde y la consejera visitaron ayer el templo para ver los trabajos de restauración.

Las obras de reconstrucción de la iglesia lorquina de San Pedro, del siglo XV, de cuyos elementos originales solo se conserva un 20%, han devuelto un nuevo esplendor al templo desacralizado, que se encontraba en ruinas desde la Guerra Civil y cuyo estado se agravó tras los terremotos de 2011. La consejera de Cultura, Miriam Guardiola, y el alcalde de Lorca, Fulgencio Gil, recorrieron ayer el interior del templo en cuya recuperación el Gobierno regional ha invertido más de medio millón de euros.

La iglesia estaba destruida en casi un 80% de su volumen tras un terremoto en el siglo XVII y el expolio de la Guerra Civil y los seísmos de hace ocho años provocaron un desplazamiento severo de su torre, sujeta con cinchas de hierro desde entonces, que no volverá a recuperar la verticalidad. La intervención para recuperarla ha sido muy compleja, según ha dicho el arquitecto José Manuel Chacón, quien ha ejecutado un proyecto «no de restauración sino de reconstrucción» que ha permitido devolver al templo los volúmenes originales perdidos con materiales ligeros, como el pladur, y diferenciados de los restos originales que se conservan.

Espacios simulados con luz

Todos los muros en pie estaban sueltos y para garantizar que no se caerían se ha construido una correa perimetral sobre la que se asienta una estructura metálica protectora para preservar los elementos originales. El proyecto tiene mucho de escenográfico y conceptual y la iluminación ha permitido recrear espacios arquitectónicos que realmente ya no existen, como las bóvedas, que ahora son una ilusión óptica.

San Pedro recupera así la volumetría primitiva y el exterior cúbico de acero cortén, incluye como sorpresa interior un espacio diáfano y blanco en el que son muy visibles los pocos elementos originales que se conservan y el resto es una recreación de lo que fue en el pasado. Se han recuperado los sillares de la crucería del cuerpo de entrada, se ha consolidado la portada gótica, la torre, las cornisas y los elementos decorativos que han aparecido en su interior, algunas pinturas murales de ornamentación vegetal en color azul. San Pedro es una de las iglesias medievales de los barrios altos junto con San Juan y Santa María.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook