15 de enero de 2019
15.01.2019
Laboral

El turismo del vino dará nuevas vías laborales a los parados

El Servicio Regional de Empleo y Formación (SEF) prepara un proyecto pionero con formación específica para que los desempleados puedan hacerse guías de las bodegas o montar su propio negocio

14.01.2019 | 19:02
Recogida de la uva en la vendimia de una finca para la posterior elaboración del vino.

Los desempleados de la Región podrán formarse por primera vez para convertirse en expertos en enoturismo. El Servicio Regional de Empleo y Formación (SEF) ya trabaja en el proyecto pionero que establecerá la formación específica para que los participantes puedan desempeñarse profesionalmente en este campo. Algunas de las áreas que abordará esa formación serán los vinos y gastronomía de la Región, la gestión de eventos, la atención al enoturista o la creación de un producto turístico sobre el mundo del vino.

El primer paso para esta iniciativa se dio ayer, con la reunión entre la directora general del SEF, Severa González, el director del Instituto de Turismo, Manuel Fernández-Delgado, y representantes de las tres rutas del vino de la Región, Bullas, Jumilla y Yecla. El objetivo de este encuentro era dar a conocer en detalle el proyecto a los responsables de las rutas del vino, hacerles partícipes de las distintas tareas que se van a desarrollar, y tener en cuenta sus propuestas.

«La prioridad ahora es determinar de manera coordinada los itinerarios más adecuados para formar a estos futuros trabajadores. Como parte de esa tarea, se realizará un análisis de la situación actual del tejido empresarial enoturístico, y también de sus actividades productivas. Igualmente, se trabajará en definir, de la mano de expertos, el número de trabajadores que puede asumir el enoturismo en la Región, y en establecer cuál debe ser el perfil del participante en los cursos», explican desde el SEF.

Este análisis global permitirá identificar las ocupaciones y los perfiles profesionales del presente y el futuro en la Región, dentro de esta parcela económica. También revelará cuáles son exactamente las oportunidades, tendencias y nichos productivos generadores de puestos de trabajo en el enoturismo. González destacó que «son muchas las oportunidades que ofrece este sector en la Región, y queremos que nuestra formación se adapte a esas diferentes posibilidades. Por ejemplo, queremos adaptar los contenidos al participante que desee establecerse como guía por cuenta propia, o al que quiera trabajar por cuenta ajena en una bodega».

El enoturismo se está configurando como un nuevo yacimiento de empleo en España, con oportunidades laborales tanto en el sector vinícola como en el turístico. De esta manera, esos nuevos puestos de trabajo se generan tanto en las bodegas (por ejemplo, guía enoturístico, responsable de tienda o sumiller), como en empresas turísticas (responsable de eventos) y en las rutas del vino (técnico de ruta del vino o agente de dinamización y desarrollo, entre otros).

«El objetivo es moldear verdaderos expertos en enoturismo. Por eso los que apuesten por estos cursos realizarán un itinerario completo, que incluirá de modo completamente gratuito formación, prácticas, talleres, idiomas, nociones sobre emprendimiento y todos los contenidos que puedan ayudar a mejorar su cualificación», añadió la directora general.

El mundo del vino, desde su elaboración hasta la venta final, ayuda a la dinamización de la actividad económica contribuyendo a desestacionalizar la afluencia turística y a generar mayores ingresos.El director del Instituto de Turismo, Manuel Fernández-Delgado, ha afirmado que "este proyecto de formación es crucial, porque el turismo del vino es un motor de desarrollo socioeconómico y de sostenibilidad en las zonas rurales. Se trata de una actividad que genera verdaderas alternativas económicas, y que aúna gastronomía, naturaleza, paisaje, historia y tradiciones culturales".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook